Nike aplasta a sus rivales en medio de la crisis del coronavirus

1
Sede de Nike en Oregon
  • La compañía norteamericana se presenta como la de mayor valor dentro del sector de acuerdo al último ranking elaborado por la prestigiosa consultora Brand Finance en su Ranking Apparel 50 2020

Lo analizábamos ayer. El rescate bancario de la multinacional alemana adidas por parte del gobierno de su país no sólamente iba a tener como consecuencia inmediata el alivio que ello iba a suponer a las maltrechas arcas de la firma de las tres bandas. El mismo traía intrínsecamente asociado una connotación negativa en forma de daño a la propia imagen de la compañía que la iba a adentrar en una importante crisis de reputación a nivel mundial de la que, a día de hoy, nadie puede a ciencia cierta calcular sus consecuencias.

Nike arrasa en el sector

Pero si a este hecho le añadimos que su principal rival en el sector, la gigante norteamericana Nike, no solo no muestra síntomas de ese agotamiento que ha dejado tan tocada a adidas sino que además presume de una solidez de la que es complicado encontrar paralelismos en cualquier otra compañía dentro del sector en el momento actual de crisis sanitaria que asola al planeta, las consecuencias y repercusiones que dicho rescate puede tener sobre adidas y su imagen se multiplican de forma exponencial.

Así, para preocupación de los directivos alemanes, la prestigiosa consultora Brand Finance ha hecho público su conocido Ranking Apparel 50 en su edición del año 2020, un ranking que coloca a la marca del swoosh como la firma más valorada a nivel mundial, por encima de compañías como la marca de lujo Gucci, en segunda posición, con una valoración de 34.792 millones de dólares. Para hacernos una idea de este dominio baste con mencionar que Gucci, como decimos en seguneda posición, tiene una valoración a nivel mundial de 17.630 millones de dólares, prácticamente la mitad de Nike. ¿Y adidas? A pesar de que la compañía resiste en un meritorio tercer puesto, con 16.481 millones de dólares, la misma presenta una pérdida de valor que ya ronda el 1,1% frente a la revalorización de Nike que se sitúa en un 7,3%, una pérdida de valor en la que no se ha tenido en cuenta (el informe se ha hecho antes) el rescate bancario que Alemania ha dado a adidas.

Adaptación, comercio electrónico y activación de la marca

Tres factores han influido sobre manera para que la enorme crisis que afecta a la industria esté pasando casi de lado cuando de Nike hablamos. La primera, es la enorme capacidad de adaptación y anticipación que la compañía norteamericana ha demostrado durante la gestión de todo lo que llevamos de crisis. Así, cuando en los Estados Unidos apenas había contagio , allá por el mes de marzo la compañía adoptó una decisión casi sin precedentes en las grandes multinacionales como fue cerrar temporalmente su sede de Oregon para llevar a cabo un proceso de limpieza y adaptación de medios de seguridad en la misma nada más anunciarse la primera muerte a principios de marzo por coronavirus cuando la crisis en Estados Unidos era prácticamente inexistente.

Ahora, con la experiencia que da la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, aquella decisión, arriesgada para una compañía como Nike y que puso en riesgo su lujo de ingresos, hoy día es puesta como ejemplo de lo que es anticiparse a las circunstancias para obtener éxito. A esta anticipación se le suma una excelsa estrategia desarrollada con el comercio electrónico como principal motor de impulso de su economía y una no menos interesantísima y completísima política de activación de la marca aún en tiempos donde el resto de rivales se afana por no incurrir en demasiadas pérdidas. ¿Ejemplos de ello? el Living Room Challenge con Cristiano Ronaldo a la cabeza o el lanzamiento al mercado de las primeras zapatillas con la marca de Kobe Bryant tras la muerte del crack angelino.

Todo ello provoca el estatus actual, con una firma que aplasta a sus rivales y con unos rivales pendientes de los rescates bancarios de sus países.