Ni el Mundial de Brasil logra salvar las cuentas de adidas

0
Tienda adidas
  • adidas se ve obligada a revisar sus previsiones de crecimiento para 2014 y 2015
  • Los números provocan la desbandada de los accionistas, lo que lastra el valor de las acciones de adidas hasta su mínimo histórico desde mayo de 2009

Ni siquiera el Mundial de Brasil 2014, un acontecimiento que era esperado en la marca alemana como uno de los argumentos a los que agarrarse para reflotar sus cuentas, ni el excelente papel conseguido por la firma durante el desarrollo del mismo, han sido motivos y argumentos suficientes para que la compañía de las tres tiras logre enderezar el rumbo de unos números que ya venían muy tocados desde la temporada pasada (temporada sin grandes eventos deportivos que patrocinara la firma) y que pueden haber recibido en esta el golpe final a unas cuentas que no son, ni mucho menos, las previstas por los responsables de adidas.

Beneficios muy por debajo de sus previsiones

La multinacional alemana ha reconocido que los resultados que finalmente obtendrá en este año 2014 distarán mucho de lo que esperaban en la compañía. Y no sólo eso: además ha afirmado que su negocio continuará deteriorándose todavía durante 2015.

La segunda mayor fabricante de prendas deportivas a nivel mundial, tan sólo superada por la multinacional norteamericana Nike, ha tenido que rebajar la previsión que hizo de sus números hasta colocarlo en un beneficio al cierre de 2014 de unos 650 millones de euros, muy alejado en todo caso de las cifras aportadas con anterioridad por la propia marca en sus previsiones que auguraban entre 830 y 930 millones de euros.

Hasta tal punto es preocupante la situación, que en la multinacional germana ya han anunciado que el problema continuará en 2015 y que por ello revisarán todas sus previsiones a la baja para ese año, un ejercicio donde la ausencia de grandes eventos deportivos, tabla de salvación a la que suele agarrarse la firma germana al ser patrocinados la mayoría por ella, no ayudarán en absoluto a levantar las cifras que espera alcanzar en dicho periodo.

La mayor caída en Bolsa de los últimos 5 años

A las tradicionales causas alegadas por la compañía como principales lastres de estos números, esto es, las problemáticas cuentas de Reebok o el deterioro del negocio en un deporte como el golf, se unen ahora la crisis del mercado ruso, que afecta sobremanera a la tensión en Ucrania y las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a esa zona.

Todo ello ha conllevado a que los accionistas de la compañía hayan comenzado una preocupante desbandada de la multinacional alemana hasta provocar que en el día de ayer sus valores caigan hasta un 10%, su peor jornada desde el mes de mayo del año 2009, lo que ha provocado que su capitalización bursátil se haya desinflado hasta la barrera de los 13.000 millones de euros.