Ni adidas se fía que México se clasifique para el Mundial de Brasil 2014

0

La mala fase de clasificación que está llevando a cabo la selección mexicana ha deparado, como resultado final, que el conjunto azteca se juegue todo a una única carta, el encuentro ante Costa Rica en suelo costarriqueño, que según las combinaciones puede provocar que incluso se quede fuera de la repesca que enfrentará al cuarto clasificado del Hexagonal ante Nueva Zelanda, campeón de Oceanía.

No pintan nada bien las cosas para un selección azteca que ha visto como el Hexagonal de clasificación para Brasil 2014 se ha convertido, casi desde sus inicios, en un auténtico calvario para el combinado mexicano, donde al pobre juego mostrado se le han unido unos resultados nefastos que han provocado que la clasificación se antoje en un casi imposible del que, no obstante, la victoria ante Panamá el pasado viernes ha abierto un abanico de posibilidades donde la clasificación directa, la repesca o la eliminación del mundial, tienen cabida.

Esta incertidumbre ha provocado que los patrocinadores oficiales de la selección mexicana, asunto del que se ha tratado ampliamente en MD, estén más que preocupados por una posible eliminación de México para Brasil 2014, lo que provocaría, además de la consecuente pérdida de imagen de la selección azteca entre aficionados y, sobre todo, entre casas y firmas comerciales, una importante sangría económica que varios informes se han preocupado en estimar en alrededor de 600 millones de dólares.

México es una de las selecciones americanas que más tirón tiene entre los patrocinadores y casas comerciales, que ‘ansían’ unir su imagen a la del Tri dado el potencial del mismo. Así, importantes firmas como P&G, Banamex, Visa o Coca Cola ya forman parte de un extenso portfolio, amplitud del mismo que viene motivada mayoritariamente por el enorme caudal de aficionados que ‘mueve’ México dentro y fuera de sus fronteras. Sin embargo, como decimos, los malos resultados han provocado una seria preocupación en las empresas unidas al cuadro mexicano que, si bien no vería peligrar en la mayor parte los acuerdos de patrocinio firmados con las mismas, éstas sí que verían como la tasa de retorno a obtener por sus inversiones sí que disminuiría sensiblemente, lo que se traduciría en una pérdida de atractivo comercial del Tri para las marcas, que provocaría que el combinado nacional viera como las inversiones que estas marcas y casas comerciales realizan en el mismo disminuyeran drásticamente en un peligroso bucle que supondría una pérdida cuantiosa para la industria del fútbol en México. Y en primera persona, lo sufriría la Selección Mexicana de Fútbol, qué duda cabe.

Por tal motivo, y ante esta situación, más de una compañía, patrocinadora oficial de la selección mexicana, ya ha comenzado a adoptar las medidas oportunas para tratar de que las pérdidas auguradas sean las mínimas. Ya vimos hace tan sólo una semana como uno de los patrocinadores oficiales, Roshfrans, recurría a la ironía en su última campaña para tratar de poner ‘al mal tiempo, buena cara’, con el objetivo de aún en esta difícil situación tratar de rentabilizar su inversión en el Tri y consoildar su marca entre los aficionados.

Pero quizás, en este sentido, el ejemplo más claro de la preocupación en la que está instalado actualmente el ánimo de los sponsors oficiales de México como selección sea el de la multinacional alemana adidas. adidas es el actual sponsor técnico de la selección centroamericana y una de las firmas que más dinero aporta al Tri anualmente. De manera proporcional, es una de las compañías que más rendimiento saca de esta relación con el combinado azteca, sobre todo procedente de la venta de merchandising oficial del Tri, donde el producto estrella son las camisetas. Diversos estudios afirman que la no clasificación de México para el mundial brasileño supondría que la marca de las tres tiras dejara de ingresar más de 8 millones de dólares procedentes de la caída de las ventas de productos oficiales a la afición mexicana que se produciría como consecuencia del desastre clasificatoria.

Y tal vez, en este motivo, y con el objetivo de minorar al máximo esas posibles pérdidas ante una posible no clasificación de México para Brasil 2014, haya que buscar la razón de la medida adoptada por la firma alemana con la selección de México. A este respecto, no viene mal recordar el enorme celo con el que las grandes firmas de ropa deportiva, encabezadas como no por Nike y adidas, guardan los diseños de los uniformes que las selecciones nacionales de fútbol que presumiblemente y en teoría estarán en Brasil 2014 lucirán en la cita mundialista. Tal es así que muy poco se llega a conocer de ellos (a pesar de las cada vez más recurrentes filtraciones de las que posteriormente son los uniformes oficiales) antes de la presentación oficial de los mismos, que se realiza algunos meses antes y con el que estas firmas pretenden recaudar importantes cantidades de dinero que, en muchos casos, constituyen un importante porcentaje de los ingresos que en ese año estima obtener la compañía en cuestión.

Pero esta discrección, este celo a la hora de guardar el diseño del que hablábamos anteriormente, se ha roto en el caso de adidas con la selección azteca. Y es que la firma alemana se ha convertido en la primera en mostrar los diseños que presumiblemente luciría el Tri en el supuesto de que finalmente se clasificara para Brasil 2014, un hecho éste realmente sorpresivo sobre todo teniendo en cuenta que del resto de uniformes oficiales de los otros combinados nacionales poco o nada se sabe (descontando como decimos esas posibles filtraciones que circulan por las redes sociales). Y es que adidas facilitó el pasado viernes los uniformes con los que México disputaría el Mundial, que ya pudieron verse en ese trascendental encuentro que el Tri disputó y acabó ganando ante Panamá.

En esta medida muchos especialistas han querido ver, y muy probablemente estén en lo cierto, una acción a la ‘desesperada’ de la marca alemana para tratar de minusvalorar al máximo las pérdidas ante una posible no clasificación del Tri para Brasil 2014, poniendo a la venta una camiseta antes incluso de saber el desenlace final de esta película de intriga y terror en el que se ha convertido para la afición mexicana la clasificación de su selección para el mundial brasileño, hecho ese, la venta de esa camiseta, que carecería de sentido en el supuesto de que México finalmente no se clasificase. Es decir, no tendría sentido sacar a la venta en un momento diferente a aquel en el que lo ha hecho, es decir, dentro de unos meses, una camiseta que en la que la firma alemana ha invertido tiempo y dinero, si México no se clasifica, pues las pérdidas serían enormes. Aún así, con la estrategia adoptada, nadie asegura a adidas que las pérdidas se vayan a minorar sobre las previsiones más optimistas de la marca, previsiones que aún siendo optimistas parten de un escenario de pérdidas.

¿Qué busca entonces con ello adidas? Con el lanzamiento de los nuevos uniformes ahora, si bien rompe con la estrategia que inicialmente la firma alemana pudo haber diseñado para México, adidas busca además de minorizar las pérdidas (que serán cuantiosas en caso de no lograr el pase) un golpe de efecto en caso de finalmente clasificarse. Si México se clasifica, y además lo hace a la heroica, sin necesidad de acudir a la repesca, esas negativas perspectivas que augura adidas sufrirían un giro de 180 grados, puesto que la afición nuevamente se reconciliaría con el combinado nacional lo que supondría un incremento notable en sus ventas. Y todo ello con algunos meses más de anticipación respecto al plan previsto por lo que los ingresos procedentes de la venta de camisetas serían un salvavidas importante.

Sin embargo, muchos otros consideran que la apuesta es bastante arriesgada, puesto que aun conscientes de que quizás sea la última tabla de salvación a la que puede agarrarse adidas para reflotar las expectativas de ventas del nuevo uniforme, una no clasificación del Tri para Brasil 2014 o incluso una ‘humillante’ repesca ante Nueva Zelanda podría provocar el efecto totalmente contrario al buscado: nadie querría tener una camiseta de una selección que se recordaría por no clasificarse al Mundial o hacerlo por la puerta de atrás.

Sea como fuere, adidas ya ha dado el primer paso para que esos 8 millones de dólares en pérdidas que los especialistas auguran en caso de no clasificarse el Tri para Brasil 2014 sean los menos posibles, aún cuando la apuesta realizada conlleve unos riesgos elevadísimos.