Neymar provoca a FIFA con nuevo caso de ambush marketing

0
Neymar mostrando su ropa interior de Blue Man
  • La FIFA asiste atónita al enésimo caso de ambush marketing protagonizado por el brasileño sobre un terreno de juego
  • Neymar ha provocado una fuerte sorpresa en Lupo, la compañía de ropa interior que le patrocina como embajador

No es la primera vez. Ni probablemente sea la última. El enésimo caso de ambush marketing protagonizado por el brasileño sobre un terreno de juego, algo a lo que ya tiene muy acostumbrados a sus seguidores, ya sea con el FC Barcelona o con Brasil, puede atraer sin embargo unas consecuencias nada positivas para el jugador tanto desde el punto de vista deportivo como desde el punto de vista de sus relaciones y acuerdos comerciales.

 A la conclusión del último encuentro de la primera fase de este Mundial de Brasil 2014 donde está encuadrada la canarinha, encuentro que enfrentó a la Selección Brasileña contra Camerún y que vencieron los primeros por 4 tantos a 1, las cámaras siguieron a la que fue la gran estrella del partido, autor de dos tantos y protagonista durante todo el encuentro. Y Neymar, consciente de ello, lo volvió a hacer.

Así, mientras aún permanecía sobre el terreno de juego, despojado de su camiseta que había intercambiado con un jugador de su rival, el brasileño volvió a bajar ostensiblemente sus calzonas para dejar ver un modelo de traje de baño como ropa interior que llevaba bajo la indumentaria oficial y que ya había mostrado antes del inicio del encuentro en el túnel de vestuarios antes de saltar al césped.

FIFA advirtió antes del torneo a Neymar

La semana antes del inicio del Mundial de Brasil 2014 la FIFA lo advirtió claramente en un comunicado: sancionarían duramente a aquel jugador que de manera intencionada mostrara su ropa interior y la marca de ésta, una acción muy utilizada en los últimos acontecimientos deportivos por las marcas y firmas comerciales como estrategia de ambush marketing para ganar relevancia. Sin embargo, los casos ocurridos en la Eurocopa de 2012 con el danés Bendtner y el francés Ribery y el más reciente de Neymar durante las semifinales de la Champions League con el FC Barcelona han sido ejemplos más que suficientes para que la FIFA trate de tomar posiciones ante estas posibles actitudes, avisando que serán duramente castigadas y puede incluso que no sólo desde el punto de vista económico.

Y como era de esperar, Neymar no pudo dejar de caer en la tentación y lució al finalizar el encuentro una prenda de la empresa Blue Man que envió un ejemplar a cada uno de los 23 seleccionados brasileños aunque el mismo sólo pudo verse en Neymar. Para tratar de evitar represalias a la compañía y al propio jugador, la empresa explicó en su página web que ningún jugador de Brasil, y por lo tanto tampoco Neymar, recibió dinero alguno por lucir la citada prenda sino que la misma fue un regalo de la compañía a los brasileños. Al fin y al cabo, lo que estaba haciendo Blue Man no era más que seguir la estrategia que ya siguió en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012 la firma de auriculares Beats con importantes deportistas, a los que regaló un ejemplar de sus conocidos cascos para que los lucieran durante los Juegos.

Lupo, a la espera de explicaciones

Y mientras tanto, la que no logra salir aún de su asombro es la firma Lupo, que tiene en el crack brasileño a uno de sus principales embajadores, protagonistas de importantes campañas de publicidad de la marca y por la que desembolsa una no menos importante suma de dinero que va directa a las arcas del jugador. Ni el propio Neymar ni Lupo ni  Blue Man han confirmado ni desmentido si el jugador tenía autorización de Lupo para lucir otras marcas, en este caso, rival de la que le paga.

Lo que la mayor parte de los especialistas tienen claro en todo este asunto es que la FIFA, por mucha norma que aprobara antes del inicio del Mundial, no será capaz de sancionar a la máxima estrella de los aficionados brasileños por este nuevo acto de indisciplina. ¿O tal vez sí?

Actualización:

Consultada al respecto, la FIFA ha hecho saber que no tomará medida alguna contra la actitud del jugador al considerar que la misma no se puede entender una acción intencionada y premeditada del mismo para favorecer los intereses de marcas no oficiales y perjudicar la de patrocinadores oficiales sino que más bien hay que buscar su respuesta en el fruto de la más absoluta casualidad.