Neymar explotará su imagen en Europa a través del fondo Doyen con vistas a Asia

0

Hoy es el día indicado. Hoy media España futbolística se paraliza ante la llegada del brasileño Neymar, de 21 años de edad, al que será su nuevo club durante las próximas temporadas. Un fichaje que ha dado muchísimo que hablar y que escribir y que culmina con el jugador en el FC Barcelona a cambio un sueldo anual de unos 9 millones de euros más algo mucho más importante que todo eso: la gestión al 100% de sus derechos de imagen.

Las expectativas, enormes, depositadas sobre el jugador no se limitan al ámbito pura y meramente deportivo. En el apartado del marketing, donde el jugador ya ingresa más de 15 millones de euros  procedentes de sus acuerdos comerciales, ingresos íntegros que seguirán teniendo como destino la tesorería del crack brasileño, las expectativas son tan grandes o más que las que existen a nivel deportivo.

El brasileño llega al club catalán con un importante elenco de firmas comerciales bajo el brazo, entre las que se encuentran casas de la talla de Nike, Volkswagen, Unilever o
Red Bull. Y sin embargo, existe un punto flaco dentro de todo este entramado que tiene como protagonista a Asia. Y es que, aunque la figura del jugador alcanza un nivel mediático tan sólo comparable al de las grandes figuras del deporte, el mercado asiático es uno de los pocos que le quedan aún por conquistar, y donde su figura se encuentra aún a mucha distancia respecto de la que puedan presentar la imagen y marca de otros futbolistas como bien pudieran ser Cristiano Ronaldo o Leo Messi.

Por tal motivo, tan sólo unas horas antes de su llegada a Barcelona, el entorno del futbolista ha hecho oficial su incorporación a Doyen Global, un importantísimo grupo de inversión deportiva encabezado por el publicista que lleva los designios de David Beckham, entre otros, Simon Oliveira, que se encargará de gestionar los derechos de imagen del jugador en Europa pero cuyo objetivo fundamental es crear un importante poso sobre el que pueda asentarse con estabilidad y consolidarse la marca Neymar con miras al mercado asiático.

Para ello, se ha elegido una firma muy acostumbrada a crear una imagen de marca seria y consolidada a nivel mundial como bien podría constatar el británico David Beckham. Neymar, a diferencia de Beckham, lo tiene todo para construir una imagen que supere a la del británico: el joven, atrae a los aficionados y futbolísticamente es muy, muy bueno. Beckham jamás llegó a lo más alto del deporte a nivel individual: nunca obtuvo un balón de oro o fue reconocido como mejor jugador del mundo. Neymar está en disposición de alcanzar esas metas que, unidas al enorme tirón mediático del brasileño, amenazan seriamente con eclipsar en el corto-medio plazo los logros del inglés a nivel comercial y convertirse en su sucesor dentro del mundo del fútbol.