Neymar – Cavani: un penalti que vale millones

0
Neymar Cavani
El brasileño y el uruguayo mantienen una disputa que esconde muchos millones tras de sí
  • Los patrocinadores oficiales del club, encabezados por Nike, tienen bastante claro cuál debe ser la posición del PSG al respecto, decantándose por el astro brasileño.

El fin de semana pasado el mundo del fútbol nos dejó una imagen pueril, infantil si se quiere, que a buen seguro no es ni mucho menos la que probablemente quiera transmitir al exterior como marca uno de los nuevos ricos del fútbol mundial, el PSG, pero que venía tiempo vaticinándose como previsible dados los “piques” que en partidos previos ya se habían podido ver entre dos de las estrellas del club parisino y que vino a corroborar la tan manida frase firmada por Johan Cruyff nada más fichar Neymar por el FC Barcelona“Yo no metería a dos gallos en el mismo gallinero”.

Una imagen infantil

El PSG ha logrado construir esta temporada, a golpe de talonario, una plantilla que asusta a Europa. NeymarCavaniMbappéVerratiDani Alves… toda una constelación de estrella que, en principio, y en lo que a nombres se refiere, tiene de antemano ganado el respeto a los tradicionales grandes de Europa. Sin embargo, han hecho falta unas pocas jornadas de competición oficial para corroborar que uno de los grandes problemas que se encontrará, sobre todo su entrenador, Unai Emery, a lo largo de la temporada, no será otro que la gestión de egos de tantas estrellas.

El punto culminante lo hemos podido vivir el pasado fin de semana con la imagen que han dejado al mundo dos de esas estrellas, NeymarCavani, con la disputa que han mantenido a la hora de lanzar un penalti. El uruguayo, al que el brasileño le había negado anteriormente el lanzamiento de una falta, se hizo con el balón y públicamente, al igual que anteriormente hizo Neymar, mostró a todo el mundo las desavenencias que mantienen al negarle ahora el lanzamiento de la pena máxima, una pena máxima que acabó fallando quien sabe si como consecuencia de dicha disputa, pelea que sonroja a los aficionados parisinos y que está dando la vuelta al mundo.

Un penalti de muchos millones

Medios de comunicación de todo el mundo rápidamente han comenzado a hacerse eco de la noticia encumbrándola como la disputa caprichosa de dos rutilantes estrellas en una selección de astros de fútbol a la que le hace falta conjuntarse como equipo. Sin embargo, el análisis a realizar va mucho más allá si lo llevamos a cabo desde el punto de vista del marketing deportivo.

El penalti de la discordia encierra tras de sí, además de una evidente guerra de egos, una lucha entre futbolistas por intentar acaparar el mayor número de focos posibles alrededor de los mismos con un único objetivo: incrementar el valor de sus respectivas marcas personales de cara a los sponsors comerciales, un valor cifrado en millones de euros anuales. Y en este campo, Neymar tiene mucho ganado.

Los sponsors quieren a Neymar

El brasileño ha costado 222 millones de euros, es 5 años más joven que el uruguayo y vende camisetas a expuertas. Su imagen se ha convertido en un verdadero icono comercial en Paris, donde las marcas hacen cola para unir las suyas a la del internacional brasileño y donde su propio club ha incrementado notablemente los ingresos por patrocinio comercial desde la llegada del astro.

Cavani se sitúa, en este apartado, en el otro extremo: con 30 años y encarando la recta final de su carrera deportiva, su influencia comercial no pasa más allá de la de ser un excelente jugador pero con poco potencial comercial a nivel mundial, algo que el charrúa no quiere que vaya a más (su poca capacidad comercial) con la llegada del brasileño.

Para mayor incongruencia, ambos son embajadores de la marca Nike, aunque en la propia compañía tienen bastante claro cuál es su apuesta de presente y futuro. Cruyff ya avisó en su día, precisamente con la llegada del brasileño al FC Barcelona, del peligro que suponía encerrar en el mismo gallinero a dos gallos de talla mundial. Aunque todo el mundo hablaba de eso, de una posible guerra de egos entre Messi y Neymar, el holandés aclaraba posteriormente que las desavenencias podían venir porque ambas estrellas vestían marcas diferentes (adidas el argentino y Nike el brasileño). Ahora en el PSG, con la misma marca como patrocinador de ambos, se ha demostrado que el asunto va mucho más allá.

Desde el club ya han manifestado, por boca de su entrenador, y ante la polémica suscitada, que los penaltis los seguirá lanzando Cavani… por ahora. O al menos, hasta que esos mismos sponsors decidan lo contrario.