Murray perderá dinero tras salir de adidas

0
Murray en una campaña de adidas
  • El “Plan B” del jugador, tras declinar firmar con Nike o renovar con adidas, las “nuevas marcas” que llegan al tenis, comienza a hacer aguas ante el desinterés mostrado por las mismas por incorporar al jugador escocés
  • Su valor actual para las firmas en el circuito rondaría la mitad de lo que en la actualidad percibe de adidas
  • Su edad, cercana a los 30 años, la sensación de haber pasado ya el máximo rendimiento con la conquista de la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos y el torneo de Wimbledon y, además, sus continuos problemas físicos, han depreciado el valor de marca del jugador hasta la valoración actual

No están acabando de salir tan bien las cosas como esperaba el tenista británico Andy Murray en lo que se refiere a la búsqueda de nuevo patrocinador personal tras concluir, una vez finalice el presente año, el contrato que le une a la marca alemana adidas. Así, en el entorno del jugador se ha pasado de renunciar abiertamente a un supuesto contrato con Nike, tan importante o más como el que tenía con adidas, por considerar que el jugador podía obtener más dinero procedente de firmas más pequeñas y pujantes en la actualidad en el mundo del tenis, a reconocer, al menos a sus más íntimos, que muy probablemente el escocés acabe perdiendo dinero respecto a su anterior relación contractual.

Ni adidas ni Nike

Hace tan sólo un par de meses, a comienzos del mes de Octubre, contábamos en Marketing Deportivo MD cómo los representantes del tenista Andy Murray, último ganador británico del prestigioso torneo de Wimbledon hace ahora un año, estaba en condiciones de no aceptar la oferta de renovación que le ofrecía adidas, muy similar a la que tiene en la actualidad, alrededor de 2,5 millones de euros anuales y tampoco de sucumbir a los cantos de sirena que le venían de la máxima rival de la marca alemana, la firma norteamericana Nike, cuya oferta sería ligeramente superior pero en ningún caso acorde a lo que esperaban el jugador y su entorno para un tenista que se convirtió en el primer británico desde hace más de 77 años en ganar el torneo de Wimbledon tras la conquista en 2013.

Las estimaciones de lo que era pertinente recibir en dicho entorno apuntaban más alto. Mucho más. El tenista pretendía obtener un último gran contrato de patrocinio (Murray tiene ya 27 años) que le reportara alrededor de 5 millones de euros anuales durante los siguientes cinco años, es decir, aproximadamente el doble de lo que estaba obteniendo en la actualidad. Por dicho motivo, decidió girar la vista hasta esas otras marcas, cada vez más pujantes, que luchan por abrirse hueco en el mundo del tenis a base de incorporar a sus portfolios a las grandes figuras del circuito a golpe de talonario. Aunque, como veremos, tampoco ha dado resultado esta opción.

Murray perderá dinero tras salir de adidas

Las supuestas ofertas de estas otras compañías no acaban de llegar, al menos en los términos que quisieran el jugador y sus represetantes y el escocés está viendo como el paso inexorable del tiempo, con la finalización del contrato con adidas, es un elemento que está jugando, claramente, en contra del mismo.

Así, este transcurrir del tiempo está provocando que la imagen del marca del jugador se vaya depreciando cada vez más. Las firmas se preguntan por qué deben pagar un contrato supermillonario por un tenista que alcanzó la cima con la medalla de oro en Londres 2012 y el triunfo en Wimbledon, momento quizás que hubiera sido el idóneo para sentarse a negociar o bien una renovación con adidas o bien una ruptura de contrato para firmar con otra compañía.

Esas pujantes firmas (Peak, Uniqlo) no han respondido a las expectativas que esperaban en el entorno del jugador, que ahora mismo se agarra a una última opción como es la irrupción que estaría preparando una marca como Under Armour en sus planes de expansión en Europa o incluso de New Balance, dos firmas con apenas representación en el circuito pero que verían en el británico el medio adecuado para hacerlo, aunque muy probablemente no bajo las cifras que quiere.

En relación a ello, lejos de duplicarse el valor de marca del jugador, el mismo se ha reducido justo en la cuantía contraria, a la mitad. Así, firmas como adidas o Nike estarían dispuestas a ofrecerles ese contrato de cuatro o cinco años que reclama el escocés pero con una importante disminución de sus ingresos para decarlo en algo más de 1 millón de euros anuales, oferta de la que se habrían contagiado esas otras compañías en las que tenía depositada todas las esperanzas el británico. Sólo resta que Under Armour o New Balance traten de dar un golpe de efecto mediático no ya haciéndose con el jugador sino logrando ese objetivo con una cifra que, a día de hoy, estaría muy fuera de mercado, lo que podría darle la notoriedad y mediaticidad que buscan dentro del circuito.