Murdoch demandará a la FIFA por el Mundial de Qatar

0

Por activa y por pasiva la FIFA ha admitido que quizás no estudió todas las variables que se plantearían y sobrevendrían con la asignación del Mundial de fútbol del año 2022 en Qatar. Incluso su propio presidente y máximo mandatario, Joseph Blatter, ha manifestado que, aunque no le guste, muy probablemente no les quedará más remedio que disputar el evento, la mayor cita futbolística que se celebra cada cuatro años, en el periodo invernal.

Las grandes ligas europeas han sido las primeras en dar la voz de alarma ante las intenciones del mandatario de la FIFA, alegando que un Mundial en plena celebración y desarrollo de sus ligas nacionales, supondría una importante merma y perjuicio para la organización de las mismas, que no alcanzan ahora mismo a hallar el alcance de sus consecuencias.

Por su parte, la propia UEFA tampoco ve con buenos ojos la celebración de este acontecimiento en plena disputa de sus competiciones de clubes, tales como la Champions League o la Europa League. 

Sin embargo, a estas discrepancias, que Joseph Blatter espera solventar, se le ha unido una de mucho mayor calado que podría afectar muy seriamente a las intenciones del dirigente de FIFA. 

En octubre del año 2011, el magnate Ruppert Murdoch puja por los derechos de los Mundiales del año 2018 y 2022 para los Estados Unidos, algo que finalmente consigue. Su objetivo, reforzar con ello la apuesta de su nuevo canal dedicado en exclusiva a los deportes y que lanzó al aire en agosto de este mismo año. Sin embargo, la celebración del citado Mundial en fechas invernales supondría un serio contratiempo para las aspiraciones del magnate australiano.

Para completar la oferta de dicho canal, Murdoch se hizo con los derechos de importantes acontecimientos deportivos: la Champions League, la nueva Fórmula E, el PGA USA o la MLB. Además, Murdoch jugó con la estacionalidad de las grandes ligas norteamericanas como la NBA o la NFL. Sin embargo, la disputa del Mundial en los meses invernales entraría en conflicto directo con los intereses de Murdoch y su nuevo canal, que vería como su potencial audiencia debería repartirse con otros importantes acontecimientos deportivos. 

Para motivar la demanda, Murdoch argumenta que en el momento de adjudicación de los derechos de dicho Mundial no se recogió en ningún sitio la posibilidad de que el mismo pudiera celebrarse en otras fechas diferentes a las del periodo estival. 

Pero no son éstos los únicos problemas. El propio COI ha salido rápidamente a la palestra para manifestar también su preocupación respecto a la posibilidad de que finalmente el Mundial se dispute en invierno, lo que haría coincidir al evento con la disputa de los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022, algo que, de concretarse, iría en menoscabo de los derechos televisivos que el COI vende para dicho acontecimiento y que a buen seguro perderían valor en una confrontación directa con el Mundial.