Morten Olsen revive el caso Götze en Dinamarca

0

Morten Olsen siempre ha sido un ejemplo en el que mirarse muchos en su país, Dinamarca. Ex jugador de fútbol, considerado mejor jugador danés en dos ocasiones y primer futbolista de aquel país en llegar a las 100 internacionalidades, decidió no apartarse de la senda del mundo del fútbol y, una vez retirado como futbolista, se enfundó el chandal de entrenador, puesto en el que sigue en activo dentro del planeta fútbol.

Tras su paso como técnico de clubes importantes como el Brøndby IF, el FC Köln o el Ajax de Amsterdam, en el año 2000 alcanza la cumbre de sus aspiraciones al convertirse en el seleccionador danés de fútbol, puesto que sigue desempeñando en la actualidad tras más de trece años ininterrumpidos en el cargo.

Detallista hasta el extremo, sin embargo el destino le ha querido jugar una mala pasada que ha puesto en apuros a su Federación y que tiene en un vilo la relación de ésta con la marca alemana adidas.

La marca alemana llegó en el año 2004, con la Eurocopa de Portugal como escenario, a un acuerdo con la Federación Danesa de Fútbol para que, a cambio de una importante suma de dinero, los daneses, sorprendentes e inesperados Campeones de Europa del año 1992 en el torneo celebrado en Suecia, vestirían prendas de la marca alemana en un contrato que fue renovado posteriormente en el año 2007 y de nuevo en el año 2012. Casi diez años de relación que ahora están en entredicho por un inoportuno gesto de Morten Olsen, de 64 años de edad recién cumplidos en el día de ayer.

Como decimos, para muchos es un detalle que, dado lo meticuloso y cuidadoso que es Olsen con todo en cualquier faceta de su cargo de entrenador, bien pudiera tratarse de una nueva estrategia de la gran rival de la marca alemana, adidas, lo que no descartan ni siquiera entre las filas alemanas.

La historia se remonta a hace tan sólo unos días. Como consecuencia del partido amistoso que Dinamarca iba a disputar ante Polonia en el día de ayer, el entrenador acudió a una entrevista al canal televisivo danés TV2. El entrenador iba inmaculadamente vestido con la indumentaria adidas que la marca de las tres tiras tiene especulado en virtud de su contrato. Así, el danés se presentó a la cita ataviado con un chandal, el protocolario y oficial de la selección danesa. Sin embargo, hubo un hecho que despertó la atención de muchos aficionados, más involucrados en temas de marketing deportivo, y, como no, que levantó las suspicacias de los representantes en Dinamarca de la marca alemana. Y es que cuando los cámaras de la televisión danesa abrían plano sobre el entrenador, se podía ver con rotunda claridad como el mister danés llevaba calzado deportivo de la marca rival de adidas, la norteamericana Nike.

El asunto, con el precedente de Mario Götze y su presentación en el Bayern de Munich aún coleando, despertó las críticas de adidas Dinamarca respecto al seleccionador. Así, al respecto, Ulrich Scheibelein, máximo representante de la marca alemana, en declaraciones a la propia TV2, recalcó las molestias que este hecho habían despertado en la firma germana: “Si tú perteneces a una Federación de Fútbol y eres el máximo responsable a nivel técnico y esta Federación tiene un acuerdo importante con una marca de ropa deportiva, lo más normal es que cuides hasta el último detalle y aparezcas perfectamente uniformado con la ropa deportiva facilitada por la marca que paga generosamente a esa Federación”, manifestó.

A pesar de que, después del calentón de los dirigentes de adidas, ellos mismos han tratado de restar importancia al asunto, comenzando con no quererlo comparar al recfiente caso Götze, en adidas consideran que, desgraciadamente para ellos, los términos del contrato firmado por la Federación dejan cierto margen de actuación y libertad a los integrantes de la selección danesa de fútbol en lo que se refiere a la utilización del calzado, algo que, afirman, deberán revisar para tratar de evitar casos como el sucedido con el seleccionador danés.

En definitiva, otro caso más de la interminable batalla Nike-adidas, para muchos basado en la casualidad…. ¿o tal vez no?