Moody’s minimiza el impacto económico de Brasil 2014

0

La conocida Moody’s, la agencia de calificación de riesgo que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales, ha venido a arrojar un baño de agua bien fría a las optimistas previsiones que sobre la Copa del Mundo de Brasil 2014 hablan de un gran impacto en la economía del país sudamericano.

Frente a los estudios que propagan que un evento de las características de un Mundial repercute, de manera muy positiva, sobre la economía de un país, van creciendo cada vez más las voces discrepantes de los mismos que afirman que, en el caso particular del Mundial brasileño, no será precisamente así. De este modo, la tesis que defiende que la Copa del Mundo del país sudamericano no va a reportar grandes beneficios a la economía brasileña ha recibido estos días un enorme impulso tras la investigación puesta en marcha por la prestigiosa Moody’s en el que cuantificó la influencia del Campeonato del Mundo organizado por FIFA y a celebrar en Brasil, catalogándola como “pequeña”, limitada a unos pocos sectores.

La esperanza de que el Mundial de Brasil 2014 fuera una de las grandes impulsoras de la economía brasileña que pusiera freno a la desaceleración económica que sufre desde hace unos años Brasil va a quedar en eso, en una simple esperanza, puesto que el efecto apenas será perceptible, en grandes términos económicos, sobre la economía a nivel general”, han señalado desde la agencia.

Así, Moody’s estima que la cita mundialista impactará a corto plazo en la economía brasileña pero a niveles muy limitados. Por el contrario, considera que las beneficiadas serán las grandes firmas comerciales a nivel mundial, sobre todo por el impacto mediático que tendrá el torneo: el Mundial de Sudáfrica 2010 tuvo una audiencia media en sus encuentros de casi 200 millones de personas, con una estimación de que más de 1.000 millones de personas vieron en algún momento algún encuentro del Mundial. ¿Quién se beneficia con ello? Firmas como Coca Cola, adidas o los grandes patrocinadores del Torneo.

Por el contrario, considera que la imagen de Brasil puede quedar seriamente dañada si vuelven a producirse los altercados y manifestaciones que dieron la vuelta al mundo durante la pasada Copa Confederaciones, un daño que puede ser muy superior a la repercusión que sobre la economía tendrá el Mundial.