Newey para retener a Alonso….y al Santander

0

Marzo de 2014. En Marketing Deportivo MD nos hacemos eco de la primera gran decepción de la temporada para Fernando Alonso a los mandos de su flamante nuevo Ferrari de esta temporada que, para desconsuelo del asturiano, seguía teniendo las mismas carencias que otros años y que le hacían un coche claramente inferior al de sus rivales. Alonso, nuevamente decepcionado, se descolgó con un nuevo mensaje a su equipo. Pero, para sorpresa de todo el mundo, esta vez la respuesta desde la escudería, a través de su presidente, Luca di Montezemolo, fue más que sosegada, muy lejos de cualquier manera, de las sonoras respuestas que la temporada había dispensado al piloto español y que propiciaron más que un desencuentro entre ambas partes.

Como decíamos en aquel artículo, esta sosegada respuesta de Ferrari, reconociendo incluso que el coche estaba muy lejos del de sus principales rivales, no venían más que a demostrar los pies de plomo con los que la escudería había comenzado a encarar el asunto sobre todo tras conocerse los rumores que situaban al asturiano lejos de la escudería del Cavallino Rampante con destino a McLaren o incluso Mercedes. El verdadero pavor de Montezemolo no era tanto la marcha del asturiano, al que de todas formas consideraba el mejor piloto de la parrilla, sino a las consecuencias que ello podía implicar. Y esos temores se centralizaban en un asunto primordial: el acuerdo que le unía con el Santander, patrocinador principal de Ferrari y que, a su vez, tiene en Alonso a uno de sus principales estandartes a nivel mundial.

Montezemolo y sus asesores comenzaron a dudar sobre si la entidad española estaría dispuesta a continuar en el proyecto de Ferrari con Alonso triunfando en otra escudería. Y en la mayoría de sus cábalas, la conclusión era siempre la misma: probablemente no.

Por tal motivo, desde entonces, los intentos de Montezemolo no han ido en otra línea que la de tratar de limar asperezas con Alonso e intentar darle un coche a la altura de las circunstancias. Y para ello, está dispuesto a hacer lo que sea. Y ese lo que sea, es la noticia aparecida en los últimos días en los medios de comunicación de la descomunal oferta que habría puesto encima de la mesa Montezemolo al mago de la ingeniería dentro de la Fórmula Uno, Adrian Newey, la joya de la corona ahora en Red Bull, y al que habría llegado a ofrecer hasta 20 millones de euros por fichar por Ferrari para hacer un coche ganador para Alonso.

Montezemolo sabe que Alonso siente una gran admiración por Newey y su llegada a Ferrari sería un argumento de peso para conseguir que el asturiano se quedara. Montezemolo quiere a toda costa seguir vinculado a Alonso… y a los 30 millones de euros anuales que le aporta el Santander. Y si para ello tiene que gastarse 20 millones de euros con Newey, lo hará.