Miembro de FIFA afirma que Qatar no acogerá el Mundial

0
Theo Zwanziger
  • Por primera vez un miembro del Comité Ejecutivo de FIFA, aunque a nivel personal, manifiesta que el Mundial de Qatar no se celebrará finalmente en el país árabe, aduciendo problemas para garantizar la salud de los asistentes debido al enorme calor reinante en la zona
  • Hay quien ve en estas manifestaciones un globo sonda lanzado por la propia FIFA para ponderar la respuesta del mundo del fútbol a la retirada del Mundial a Qatar
  • Igualmente muchos quieren ver en esa posible retirada un intento de FIFA de salir airosa al escándalo de los sobornos para la elección qatarí

Si me preguntan a mí, personalmente creo que al final Qatar no acogerá la Copa del Mundo de fútbol del año 2022“. Estas que aquí se reproducen son palabras de Theo Zwanziger, miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, y con ellas ha vuelto a desencadenar una importante polémica en torno a si Qatar, dejando a un lado los escándalos de su designación que aún se investigan, es el lugar idóneo para organizar un evento como un Mundial de Fútbol.

Grave riesgo para los jugadores

Por primera vez, y desde dentro de la propia FIFA, una voz autorizada ha manifestado lo que gran parte del entorno futbolístico piensa: Qatar no reúne las condiciones necesarias, mirado siempre desde el punto de vista de la protección de la salud de los grandes protagonistas, los futbolistas, para organizar allí un Mundial de Fútbol.

Las altísimas temperaturas que se alcanzan en el país árabe incluso en periodo invernal ponen en grave riesgo la integridad física de los jugadores: “Cada vez son más los médicos que no aceptan responsabilizarse de los posibles efectos adversos que organizar un Mundial bajo esas condiciones pueda provocar en elos jugadores“, señaló Zwazinger.

Técnicas de refrigeración

En este sentido, desde Qatar se han empeñado en tratar de convencer a todo el mundo que durante el verano boreal es viable poner en marcha tecnologías de refrigeración que están actualmente desarrollando en los estadios que serán sede de los encuentros y que garantizaría unas condiciones para las prácticas del fútbol adecuadas a las que pueda haber en cualquier otra parte del mundo.

Sin embargo, Zwanziger tampoco está convencido de que esa sea realmente la solución: “Quizás con ello se solucione el problema del calor en los estadios, pero un Mundial no se celebra exclusivamente en estos recintos. Habrá hinchas y aficionados venidos de todas las partes del mundo que deberán convivir con esas axfisiantes temperaturas a las que no están para nada acostumbrados. La primera situación que se dé en riesgo de salud grave para las personas provocará las investigaciones judiciales pertinentes al respecto y eso no es algo que le agrade al Comité Ejecutivo de la FIFA“, señaló.

¿Una vía de escape para FIFA?

Desde FIFA sin embargo se han apresurado a defender que las declaraciones de Zwanziger, realizadas al diario alemán Sport Bild, tal y como él mismo se ha encargado de señalar, son opiniones realizadas en el ámbito personal y para nada constituyen una manifestación oficial de la propia FIFA. Más sin embargo, muchos creen que se trata realmente de un globo sonda lanzado desde la propia organización para validar y comprobar la respuesta del mundo del fútbol a esta posibilidad.

Una posibilidad que no hay que descartar para nada. El Mundial de Qatar se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para la propia FIFA, tanto por los problemas con las temperaturas, que motivan ahora una importante disputa con Federaciones, clubes y patrocinadores, que se oponen a un Mundial en invierno, como por el escándalo de la designación de Qatar, envuelta en una grave polémica que saca a la luz la presunta circulación de sobornos para comprar el voto favorable a la candidatura árabe.

Muchos consideran que una renuncia de FIFA a organizar el Mundial alegando posibles problemas para la salud de los futbolistas y de los aficionados que asistan sería una buena manera de salir hacia adelante de un escándalo, el de los sobornos, cuyas posibles consecuencias no se conocen incluso ni desde dentro de la propia organización.