Michelin, proveedor oficial de la Fórmula E

0

Saltó la sorpresa y finalmente será la compañía Michelin la encargada de suministrar los neumáticos oficiales para la próxima competición de la FIA en la que el organismo tiene depositadas muchísimas esperanzas toda vez que la considera la sustituta en un futuro a medio plazo de la actual Fórmula Uno.

Como todos bien sabéis ya, la Fórmula E es la competición organizada por la FIA de manera paralela a la Fórmula Uno que se pondrá en marcha la temporada que viene y donde el elemento diferenciador es el hecho de que serán precisamente coches eléctricos los que tomarán parte en la misma. Y en este escenario, la FIA está trabajando a pasos agigantados para tener todo previsto de cara a la temporada inaugural. Y uno de los aspectos más delicados en este sentido era el seleccionar correctamente al proveedor oficial de neumáticos para la competición.

Y ha sido en esta elección, precisamente, donde ha saltado lo que muchos consideran como una sorpresa, toda vez que el adjudicatario de tal rol no es el actual proveedor oficial de neumáticos en la Fórmula Uno, la compañía Pirelli, tal y como muchos pensaban que sucedería, sino que ha sido finalmente la firma Michelin la seleccionada para suministrar, desde la temporada inaugural, los neumáticos oficiales a la competición.

Michelin por lo tanto será el cuarto colaborador técnico de la Fórmula E, tras Spark, Dallara y McLaren. La compañía de Clermont Ferrand ya fue suministrador oficial durante varios años de la Fórmula Uno hasta el 2006, año en que se retiró de la competición al considerar que la nueva regla de al FIA de contar con un único suministrador provocaba que la misma no fuera rentable para la compañía toda vez que consideraba que sería necesario tener un rival en la competición que motivara a la introducción constante de mejoras. Sin embargo, tras intensas gestiones, ahora se incorpora a la Fórmula E en calidad de suministrador único.

El campeonato del mundo de Fórmula E reunirá a diez escuderías y 20
pilotos con monoplazas eléctricos capaces de alcanzar los 250 kilómetros
por hora en circuitos urbanos.