El éxito de Michael Jordan a sus 50 años: 80 millones de dólares anuales

0

El pasado fin de semana una de las estrellas más grandes de todos los tiempos dentro de la NBA y del baloncesto mundial, Michael Jordan, cumplió 50 años. Y medio mundo del baloncesto se afanó por homenajear al que fuera rey del baloncesto mundial hace unas décadas. Y con 50 años a las espaldas, aún mucha gente sigue preguntándose como es posible que su marca y su imagen sea una de las más mediáticas a nivel mundial.

Cada cierto tiempo nos desayunamos con alguna noticia en los medios de comunicación en la que se nos cuenta como tal o cual deportista, en plenitud de su carrera, con un sueldo descomunal valorado en millones de dólares y con contratos comerciales con las principales marcas a nivel mundial, acapara las portadas de dichos medios porque se ha arruinado. Cosa difícil de creer dado el nivel de ingresos que deportistas de esos niveles tienen aunque bastante comprensible si tenemos en cuenta el nivel de vida que llevan los mismos. Pero lo verdaderamente increíble es como, en plenitud de su carrera, llegan a esa situación.

El pasado fin de semana, un grande entre los grandes, Michael Jordan, que lleva retirado años del baloncesto profesional y que lo ganó todo tanto con su equipo como con la selección de los Estados Unidos, cumplió cincuenta años como decíamos anteriormente. Y con motivo de esa efeméride, a uno se le viene a la cabeza un sencillo ejercicio de comparación de esos ‘juguetes rotos‘ de los que hablábamos anteriormente con la exitosa vida de Jordan durante el tiempo que estuvo en activo y después de el mismo. Como siempre, todo tiene un doble análisis aparte del meramente deportivo. Y es el punto de vista de los negocios, del marketing deportivo.

Michael Jordan, retirado, 50 años, ganó el pasado año la friolera de 80 millones de dólares. ¿Cómo es posible eso para una persona alejada del primer plano deportivo desde hace años y cómo se explica la situación de estrellas actuales que se encuentran en bancarrota literalmente hablando?

La respuesta a todo esto es un cuidado extremo por su imagen como marca. Michael Jordan siempre fue un reclamo para las casas comerciales, aún estando retirado. Así, Jordan es embajador de compañías tan importantes y afamadas como Nike o Gatorade. A esto le podemos sumar su exitoso modelo de negocio de restauración, con seis restaurantes repartidos por todos los Estados Unidos. Por si fuera poco, tiene un concesionario de automóviles en Carolina del Norte, su propio equipo de automovilismo y es propietario en un 80% de los Bobcats de Charlotte de la NBA.

El mítico Michael Jordan tiene en la conocida marca ‘Jordan‘ una de sus principales fuentes de ingresos, con un importante sector dentro del mercado de la ropa deportiva. Pero hay más. Su contrato con Nike ya lo quisieran muchas estrellas actuales del panorama deportivo. Nike siempre estuvo al lado de Jordan. Desde sus orígenes, Nike se apresuró por asociarse con el recién seleccionado por los Bulls en el año 1984. En aquel momento, el contrato firmado alcanzaba el medio millón de dólares por año más porcentajes de ganancias y ventas. Hoy, casi 30 años después y con una relación cada vez más consolidada, tiene un contrato guardado bajo siete llaves con la firma norteamericana que se rumorea multiplica por muchos el contrato inicial. Pero es más, sólo en porcentaje que se lleva de las ganancias de Nike y de las ventas, se estima que ingresa procedente de la firma norteamericana más de 60 millones de dólares al año.

La importancia de la marca Jordan en el mercado deportivo es cada vez más importante, situándose por detrás de la casa matriz, Nike, dominadora del mercado, pero arrebatando en mucho el segundo puesto a la gran competidora de Nike, Adidas. Así, Jordan tiene un 34% de cuota de mercado de las zapatillas mientras Adidas se queda con apenas un 5%, Reebok un 1,5% y Under Armour apenas un 0,6%.

Extraordinarias figuras de la NBA posan como embajadores de la ‘submarca’ de Nike y de Jordan: así, Carmelo Anthony o Blake Griffin encabezan una elitista orden de embajadores de la NBA pertenecientes a Jordan.

Abandonando el pilar de sus ingresos, la marca ‘Jordan’, el gran Michael continúa con una expléndida imagen ante las casas comerciales. Muy probablemente contribuya a ello el enorme tirón que aún tiene entre los aficionados: sólo en Facebook cuenta con 22 millones de fans, lo que le alza al cuarto lugar de una clasificación encabezada por los futbolistas Cristiano Ronaldo, Leo Messi y David Beckham. Los defensores de Jordan se preguntan cuantos millones de fans tendrán estos deportistas una vez retirados y con 50 años a sus espaldas para dar a conocer la enorme fuerza que la marca ‘Michael Jordan’ tiene aún en la sociedad.

Gracias a todo ello, el patrimonio neto de Jordan se estima en más de 650 millones de dólares, todo un ejemplo de buena gestión y explotación de una marca aún retirado de la primera plana deportiva, para todos los deportistas actuales para tratar de evitar caer en la bancarrota.

Michael Jordan ha cumplido este fin de semana 50 años. Y a las celebraciones y felicitaciones recibidas desde todas las latitudes, quizás haya faltado el merecido homenaje de la que fue su familia durante toda su vida deportiva: la NBA. Durante el All Star Weekend la única referencia a Jordan fue con un spot promocional emitido en la pantalla gigante del Toyota Center para publicitar una entrevista con Michael Jordan que sería transmitida por la NBA TV. Eso fue todo. Y precisamente, eso fue todo por intereses comerciales. La NBA y Michael Jordan no llegaron a un acuerdo para organizar algún acto en conjunto debido a los contratos de exclusividad que tienen ambos: la NBA con Adidas y Michael Jordan con Nike. Precisamente, la firma de Oregon se negó a que Jordan vistiera camiseta de la marca alemana ante la presunción de que disputaría algunos minutos durante el All Star Game para recibir el homenaje de la NBA, lo que da una idea aún del enorme potencial que su imagen tiene a efectos comerciales.

Michael Jordan. 50 años. Un rey del baloncesto y de los negocios. Pasado, presente y futuro.