Miami someterá a referendum la remodelación del estadio de los Dolphins

0

La propuesta de remodelación del estadio de los Dolphins de la NFL quedará supeditada a la aprobación de la misma vía referendum, según ha manifestado el alcalde de la ciudad, Carlos Giménez, en afirmaciones al Miami Herald.

Las intenciones de la franquicia de la NFL de emprender una remodelación casi total del actual estadio de los Dolphins ha encontrado respuesta en las autoridades gubernativas de la ciudad, que afirman que la misma se llevará a cabo siempre que se apruebe vía referendum, referendum que por otro lado, tiene todas las papeletas para celebrarse el próximo 14 de mayo.

Desde la franquicia se ha acogido la noticia desde dos puntos de vista radicalmente opuesto: por un lado, están los pesimistas, que ven en este nuevo requisito un escollo difícil de superar que puede dar al traste con las intenciones de los Dolphins de contar con un recinto deportivo prácticamente nuevo con la citada remodelación. Frente a esta visión pesimista, nos encontramos con el lado opuesto, el punto de vista positivo, que defienden aquellos que ven en este requisito un nuevo paso superado para conseguir su objetivo, es decir, si ya han llegado hasta este punto estiman que las cosas van por buen camino.

La remodelación del estadio supondrá una inversión de 350 millones de dólares de los cuales, el dueño de los Dolphins, Stephen Ross, ya ha asegurado que ellos aportarían el 70% de los mismos. Con ello, se quiere poner cerco a las críticas que las autoridades de la ciudad recibieron hace apenas un par de años con el desarrollo del estadio de los Miami Marlins de la MLB que supuso el desembolso de 515 millones de dólares, buena parte de los cuales procedieron de las arcas públicas.

El actual Sun Life Stadium fue construido en el año 1987 y la remodelación incluye la instalación de un nuevo techo, pantallas de video y asientos más amplios en todo el estadio. Todo está condicionado a la adjudicación, por parte de la NFL, de la Super Bowl a la ciudad de Miami para el año 2016 o 2017. En caso contrario, el ayuntamiento puede dar marcha atrás al acuerdo que les vincule con los Dolphins y no autorizar la remodelación del estadio.