Mercury, molesta por la espantada del Recreativo, que se va con adidas

0

En estos tiempos de crisis que corren, donde unos cuantos miles de euros pueden suponer la supervivencia o no de todo un proyecto durante una temporada, para muchos es más que comprensible la actitud llevada a cabo por la directiva de uno de los clubes históricos del fútbol español, el Recreativo de Huelva, el decano del fútbol hispano.

Sin embargo, también es importante el número de aficionados y críticos que consideran que, ante todo, se ha de hacer gala de unas buenas formas y de la elegancia en las negociaciones, anteponiendo la imagen del club a la de los euros y, sobre todo, no rompiendo acuerdos prefijados que pueden dañar seriamente la imagen del club. Este es el caso de lo que ha sucedido con el Recreativo de Huelva, un histórico del fútbol español, con la elección de su nuevo sponsor técnico.

A mitad de la presente temporada, la directiva del Recreativo de Huelva decidió comunicar al hasta su entonces sponsor técnico, la firma Hummel, su intención de no renovar el contrato de suministro que les vinculaba amparándose en una serie de cuestiones que abarcaban tanto decisiones puramente técnicas como otras que ligaban con la aportación que, económicamente, Hummel daba al club.

Desde ese instante, los esfuerzos del Recreativo fueron los de encontrar una marca con el suficiente prestigio y solvencia que viniera a suplir en sus funciones a la marca danesa y con un requisito básico: era necesario que una de las equipaciones del club, salvando la primera, fuera la tan críticada camiseta de lunares pero que tan buenos resultados ha dado desde el punto de vista de las ventas.

Así las cosas, a comienzos del mes de mayo, el Recreativo ya había alcanzado un preacuerdo con la firma aragonesa Mercury. Tan cerrado estaba el mismo que, a falta de la rúbrica final, la firma y el club ya tenían incluso cerrado la estrategia de ventas de las nuevas camisetas, donde se regalaría incluso un polo a los abonados sin que ello supusiera coste adicional alguno.

Pero inesperadamente, se cruzó en el devenir del contrato la firma alemana adidas que, a base de talonario, ha hecho recapacitar a los dirigentes andaluces para cambiar de opinión y decidirse por la mítica marca de las tres tiras, que equipará al cuadro onubense a partir de ahora, en lo que supondrá el retorno de la compañía bávara a Huelva tras su primer periodo hace más de 20 años, de 1983 a 1987.

Los datos económicos de la operación no han sido dados a conocer, pero muchos ven en ellos el motivo principal de la ruptura de ese precontrato con Mercury y su huída a adidas. En la marca aragonesa el malestar con la escuadra andaluza es manifiesto y, aunque no han confirmado que vayan a emprender medidas legales de algún tipo, si pudiera ser que se estuvieran planteando este extremo ante la espantada de los directivos del Recreativo.