Mercedes: El equipo de Schumacher, ¿amenazado por los accionistas?

0

Ahora que parece que vuelven a acompañar los resultados o, al menos, las prestaciones de los Mercedes en la Fórmula Uno; ahora que parece que Michael Schumacher vuelve por sus fueros y plantará cara a los gallos del campeonato esta temporada; pues precisamente ahora, el equipo Mercedes se despacha con la amenaza de que los inversores y accionistas quieren que se retire el apoyo a la escudería.
La sede en Stuttgart despacha estos días un run-run que no gusta nada en la escudería. Nada que ver oficialmente con el desacuerdo más que manifesto existente entre Bernie Ecclestone y la alemana Mercedes-Benz. Para desgracia de la escudería es algo que va mucho más allá. Y es que estos días, en los pasillos de la sede de Mercedes en Stuttgart se debate la retirada del constructor de la Fórmula Uno, petición realizada expresamente por los accionistas. El consejero delegado de Daimler, Dieter Zetsche, anunció en una reunión con los accionistas una serie de inversiones por más de mil millones de euros en el ámbito de la innovación y las tecnologías verdes y en las que, por primera vez, no estaba incluida la Fórmula 1.

Mercedes-Benz aporta algo más de 50 millones de euros al equipo de F1, destinados entre otras cosas a pagar los sueldos de Rosberg y Schumacher, que supone en torno al 40% del presupuesto destinado. Sin embargo, los accionistas han manifestado su deseo de que la marca ponga fin a su participación en la Fórmula Uno, considerándola una inversión innecesaria y costosa. Esta decisión podría tener consecuencias desastrosas para la escudería, cuya retirada de su principal sponsor podría arrastrar a otros sponsors y patrocinadores de menor calado que, en un efecto bola de nieve, se retirarían del proyecto ante la falta de apoyo y viabilidad del mismo en caso de ausencia de los millones procedentes de los alemanes. El mayor argumento que ponen sobre la mesa los accionistas para justificar esta posible decisión es el descomunal desequilibrio existente entre el ratio inversión-rendimiento que le genera su participación en la Fórmula Uno. En resumen, y hablando en plata, la participación en la Fórmula Uno de la marca no repercute de manera considerable en los beneficios de la entidad, argumentando que incluso Audi o BMW presentan cuentas mucho más eficientes que Mercedes.
 
Por de pronto, las filtraciones de esa posible retirada de Mercedes de la Fórmula Uno han tenido un efecto devastador sobre sus acciones, bajando algo más de un 11% al conocerse las intenciones del grupo alemán. Aunque quizás esto no ha cogido desprevenidos a los principales accionistas, que se fijaron el horizonte temporal de 2013 como plazo máximo para comenzar a analizar los posibles resultados de esa inversión en la Fórmula Uno.  

Por lo tanto, malos tiempos para Michael Schumacher, Ross Brawn y compañía ahora que, competitivamente, parecía que las cosas comenzaban a despuntar en esta nueva temporada.