Media Markt aprovecha el fichaje de Villa por el Atlético de Madrid

0

En estos días ha habido dos acontecimientos, íntimamente asociados el uno con el otro, que han sido noticia en el fútbol español. En primer lugar, el que dio lugar al segundo: el fichaje del ya ex jugador del FC Barcelona, el delantero internacional español, David Villa, por el Atlético de Madrid.

Desde que comenzaron los rumores acerca de la posibilidad no ya de que David Villa podría abandonar el FC Barcelona, algo que se daba casi por hecho su salida este verano del cuadro azulgrana, sino de los que apuntaban que su nuevo destino sería el Atlético de Madrid, rumores que como decimos comenzaron hace tan sólo unos días, los acontecimientos sobre el futuro del jugador asturiano no han hecho más que precipitarse, entrando en una cascada de acontecimientos vertiginosa que han deparado con una rapidez inusitada en el desembarco del gran delantero en el conjunto colchonero.

Y una de las noticias que más ha llamado la atención en este asunto, el fichaje de David Villa por el Atlético de Madrid, ha sido el precio que el conjunto del Manzanares ha tenido que desembolsar y pagar al FC Barcelona por hacerse con los servicios del asturiano: apenas cinco millones de euros. Este hecho ha sido tan comentado casi o más que el propio fichaje del jugador por el Atlético, en lo que ha sido tildado como una operación redonda para el Atlético de Madrid, que se hace con un delantero de reconocido prestigio por el que pugnaban importantes clubes de la Premier League, que ofrecían mayor cantidad de dinero, a un precio reallmente bajo para un jugador de sus características.

Este punto, el precio, también ha sido objeto de comentario y crítica, en este caso, en la Ciudad Condal, cuyos aficionados están un tanto molestos no tanto por la salida del jugador sino por el precio que le ha puesto el club, apenas cinco millones de euros, una ‘ganga’ si tenemos en cuenta que hace tan sólo tres temporadas el cuadro azulgrana lo fichaba por una cantidad que rondaba los 40 millones de euros.

El asunto del precio casi de ‘saldo’ que el FC Barcelona le puso en la etiqueta al jugador ha sido el otro acontecimiento que tuvo lugar en el día de ayer y que, de manera irónica, divertida e ingeniosa, ha aprovechado una cadena de electrodomésticos y electrónica para ganar notoriedad a través de la red social Twitter y ser foco de atención de la misma.

Hablamos de la cadena Media Markt, una cadena de establecimientos de grandes superficies, dedicada a la venta de electrodomésticos, informática y electrónica y caracterizada por su agresiva política de precios, con ofertas que hacen que sus productos se coloquen en el mercado como los de mejor relación calidad-precio y de gran fuerza en España. Así, en un acto de ingeniosidad de su departamento de marketing, nada más conocer el fichaje de David Villa por el Atlético de Madrid y el enorme revuelo que se estaba generando por el precio que había pagado el Atlético por el jugador, la cadena emitió un Tweet en su cuenta oficial de Twitter que rápidamente se convirtió en uno de los más retweeteados de la red, convirtiéndolo en protagonista tanto a él como a la cadena.

Media Markt, como decimos, publicó el pasado lunes, a las nueve de la mañana hora española el siguiente tweet:

“No, no tenemos nada que ver en el precio que le ha puesto el Barça a Villa. No nos consta.”

El ingenio y la ironía rápidamente gustó entre los seguidores de la cadena, conocida como decimos por su agresiva política de precios, que incluye incluso un día sin IVA a lo largo del año, que rápidamente comenzaron a promover el mismo por las redes sociales, algo que supuso una enorme exposición mediática para la cadena con un simple tweet, dotado como decimos, de un gran ingenio. Todo ello, perfectamente integrado en su campaña actual en España conocida como “Misión: Precio Bajo”, donde la compañía, a través de un equipo de ‘expertos’ trata de conseguir los precios más bajos para sus clientes. Tanto, que al momento de escribir este artículo, el tweet en cuestión ya contaba con cerca de 20.000 retweets y casi 2000 seguidores lo habían colocado como Favorito.

Este tipo de acciones de marketing, de gran rapidez, inmediatez y sobre
todo, ingenio, producen un efecto de exposición y beneficio en la marca
que lo genera de gran impacto, pues el aficionado ve como un asunto que
es noticia en esos momentos está siendo utilizado por la marca de manera
activa, involucrándose en esa noticia. Un hecho parecido ocurrió
durante la edición de este año de la Super Bowl. Como todos recordaréis,
durante la disputa de la misma hubo un apagón, imprevisto a todas
luces, y mientras nadie sabía qué sucedía, hubo marcas que aprovecharon
el mismo y con todo el ingenio del mundo, lanzaron a través de las redes
sociales de manera casi inmediata tweets y campañas con el apagón como
protagonista. Entre todas esas marcas destacó Oreo, que a pesar de haber
contratado un espacio publicitario para la Super Bowl por el que tuvo
que desembolsar una enorme suma de dinero, la repercusión del mismo no
llegó a la altura de la conseguida con un tweet que recorrió las redes
sociales: nada más producirse el apagón, a los pocos minutos Oreo
colocaba en la citada red un tweet en el que ironizaba sobre el apagón e
invitaba a los aficionados a consumir sus conocidas galletas. Como
decimos, la rapidez e inmediatez de la acción fueron las claves del éxito de la
iniciativa, desarrollada por la agencia 360i, que según ellos mismos,
tuvieron como aliados a los ejecutivos de la marca Oreo que se
encontraban en el mismo despacho de la agencia viendo la Super Bowl. Al
producirse el apagón, sopesaron la posibilidad de crear una publicidad
rápida sobre el asunto y la enorme velocidad a la que pensaron los creativos
de la marca se unió el efecto multiplicador de Twitter para convertir a
Oreo en la gran triunfadora de la Super Bowl, al menos durante su
apagón.

Ahora ha ocurrido algo parecido con el fichaje de Villa por el Atlético y su tan comentado asunto del precio que ha tenido que pagar el club rojiblando por el jugador al conjunto azulgrana, un tema que sólo ha sabido aprovechar con la inmediatez que requería el asunto la cadena Media Markt. Al final va a ser verdad que, como dice el slogan de la cadena, “Yo no soy tonto”. Un diez para los creativos de la misma.