McLaren se lleva a Alonso… ¿y a Movistar?

0
Fernando Alonso en su anterior etapa en McLaren
  • La BBC británica anunciaba en la tarde de ayer el fichaje de Fernando Alonso por McLaren para las dos próximas temporadas con opción a otra más
  • La llegada del español puede suponer resolver, de un sólo golpe, el problema que a nivel de patrocinio tiene McLaren desde la salida de Vodafone
  • Movistar analiza en la actualidad los pros y los contras de volverse a unir al asturiano tras la abrupta ruptura de su etapa anterior

A última hora de la tarde de ayer no se hablaba de otra cosa: la BBC anunciaba a bombo y platillo que Fernando Alonso correría a partir de la temporada que viene en la escudería británica McLaren, que se hacía con los servicios del piloto español para las dos próximas temporadas con opción a una más.

La noticia corrió como la pólvora a través de las redes sociales y en poco tiempo se convirtió en tendencia en las mismas. Finalmente y a pesar de las voces que hablaban que el objetivo número uno del piloto español era Mercedes, era la escudería de Woking la que se llevaba el gato al agua en lo que supone la vuelta del asturiano a una escudería de la que no salió muy bien parado en la anterior etapa, con un duro enfrentamiento con Ron Dennis que acabó con el español en los brazos de nuevo de Renault.

McLaren se lleva a Alonso… ¿y a Movistar?

Y aunque evidentemente la noticia, desde el punto de vista estrictamente deportivo, reclama para sí toda la atención, desde el ámbito del marketing deportivo también tiene una serie de connotaciones que es más que interesante analizar y que tienen como protagonista principal a una compañía con nombre propio: Movistar.

Hace tan sólo unas semanas revelábamos el interés de la compañía telefónica española en volver al lado de Fernando Alonso. La salida del español de Ferrari y, sobre todo, una reorientación de la estrategia de la firma en lo referente a sus patrocinios dentro del deporte, con una importante inversión en los deportes de motor que traerá como resultado que las principales competiciones se vean a través de su plataforma de televisión en los próximos años, devolvían el interés de la compañía por el asturiano, un interés que se traducía en una primera toma de contacto de la misma con los posibles destinos del español, un extremo que no ha sido confirmado por ninguna de las partes por lo que se hace necesario, ahora que se conoce el destino de Alonso en la Fórmula 1, analizar para tratar de verificar la realidad o no de los rumores que hablan de una vuelta al lado de Fernando Alonso.

Tan cerca, tan lejos

Aquellos que consideren que la vuelta de Alonso a McLaren y el interés de Movistar en volver a la Fórmula 1 son suficientes estímulos como para considerar que la llegada del asturiano a Woking y la entrada en la escudería de Movistar son todo un hecho les conviene leer detenidamente los pros y contras que tiene la operación.

Evidentemente, los elementos a favor para considerar que Movistar se unirá a Alonso y desembarcará en la escudería británica son muchos. Para comenzar, la falta en sí mismo de patrocinador principal en Woking. La llegada de Alonso a la escudería supondrá un enorme estímulo para firmas y marcas comerciales que, ahora sí, tratarán de llenar el vacío a nivel de patrocinio existente en la escudería tras la salida de Vodafone como máximo sponsor de la misma en el último año. Y en este hueco suena, con nombre propio, Movistar, que vería con muy buenos ojos volver al mundo de la Fórmula 1 ahora que en su estrategia se apuesta fuerte por la retransmisión de las competiciones de motor, a través de una escudería que le cedería el rol de patrocinador principal al lado del asturiano, por lo que no sería descartable que el color azul corporativo de la firma comenzase a invadir el monoplaza británico a partir de la temporada que viene. El hecho de convertirse en el principal patrocinador no ya de la escudería sino, además y conjuntamente, del asturiano, sería un tremendo golpe de efecto en el sector.

Unos antecedentes que no gustan en Movistar

Pero no todo es tan sencillo. Antes de su primera etapa en McLaren, el español y Movistar, por entonces Telefónica, vivían un idilio en Renault que le deparó importantes beneficios en términos de notoriedad a la compañía. Pero su fichaje por el equipo británico, donde Vodafone llevaba la voz cantante, supuso la ruptura de relaciones entre ambas partes, algo que no llegó a asimilarse del todo bien dentro de la compañía española. Esos precedentes pueden ser ahora un duro handicap para el asturiano pero sobre todo para la escudería, que podría ver como las puertas que entonces cerraron de manera abrupta a movistar ahora pueden ser los obstáculos insalvables que provoquen que la compañía finalmente no recale en Woking de la mano de Alonso.

De hacerse realidad, en McLaren tendrían argumentos suficientes como para sonreir. Honda, en su vuelta a la competición, lleva un año enteramente dedicado al diseño de un motor competitivo para McLaren, algo de lo que nadie duda que conseguirán. Si a esto le sumamos la llegada del considerado por todos como uno de los mejores pilotos de la actual parrilla además de un patrocinador principal del calado de Movistar, se darían todas las circunstancias para que el año que viene McLaren dé mucho que hablar en la Fórmula 1. En definitiva, en Woking se frotan las manos ante los buenos mimbres que tienen entre ellas. Lo único que hace falta es que sepan hacer un buen cesto con ellos ensamblando un coche suficientemente competitivo, algo que como hemos visto estos años en Ferrari, no siempre es tan fácil de alcanzar.