McLaren corteja a Alonso….con permiso del Santander

0
Fernando Alonso en su primera etapa en McLaren
  • En Woking sueñan con ver vestidos con el mono de McLaren otra vez al asturiano
  • La llegada provocaría un efecto llamada en patrocinadores, donde el Santander llevaría la voz cantante

Cuando apenas se acaba de llegar a la mitad del actual Mundial de Fórmula 1 2014, mucho se está hablando en estos días del futuro de los asientos de los monoplazas para la temporada que viene y el baile de pilotos que pueden vivir las escuderías con el trasiego de los actuales propietarios de esos asientos en sus equipos hoy en día hacia otros que tienen un marcado interés porque se incorporen a las mismas.

Y entre todas las quinielas y todos los rumores sobre dónde recalará éste o aquél piloto o sobre si esta escudería conseguirá al fin incorporar a su gran pretendido, en todas ellas como decimos, se alza con voz alta el nombre propio de Fernando Alonso.

Ferrari teme, McLaren sueña

No, no os habéis confundido de web ni tampoco vamos a dar un giro a nuestra línea temática para comentar ahora asuntos exclusivamente deportivos. Siempre que los mismos no lleven asociados un importante matiz desde el punto de vista del marketing deportivo. Y en este caso, así ocurre.

El futuro de Fernando Alonso dentro de la Fórmula 1, además del normal interés por conocer dónde se sentará el que está considerado por muchos como el mejor piloto en la actualidad dentro de la parrilla la próxima temporada, tiene otro importante punto de vista que es el que a los amantes del marketing deportivo nos interesa: las connotaciones que, alejadas de la vía meramente deportiva, conllevaría ese cambio de volante de Fernando Alonso y los continuos cortejos por parte de sus pretendientes.

Y si hay un nombre que lleva tiempo alzándose con voz propia dentro de la rumorología sobre el futuro de Fernando Alonso en la Fórmula 1 ese no es otro que el de McLaren, escudería de la que recordemos no salió muy ilusionado en su primera etapa el asturiano pero donde ahora suspiran por volver a tener al piloto español al mando de uno de sus volantes.

En McLaren se hayan en la actualidad en un proceso de transición con la salida de pilotos en los últimos años como Hamilton o el propio Alonso que les ha llevado a adentrarse en el pelotón de equipos que luchan por conseguir algún punto muy por detrás de los llamados punteros en la competición. Ello ha provocado a su vez que los problemas económicos, por mucho que desde la escudería traten de aparentar normalidad, sea uno de los grandes dilemas a resolver por McLaren para garantizar su futuro. Y en Woking saben que ello pasa por volver a ser una escudería ganadora. Y qué mejor tratar de hacerlo de la mano de uno de los grandes pilotos de la F1. Y si ello, además, conlleva la llegada de importantes patrocinadores, mejor que mejor.

Los elogios de McLaren tienen al Santander como destinatario adicional

Nada más concluir el último Gran Premio de Hungría, todo el mundo hablaba de la proeza de Fernando Alonso al acabar segundo por delante de los dos Mercedes en una nueva muestra de conducción al bordo de un monoplaza. Y aunque en esas escuderías pretendientes es más que evidente que a más de uno le hubiera gustado felicitarle públicamente para gragearse aún más simpatías del asturiano, dejaron este asunto en manos de la que (todavía) es su escudería oficial. Dos días después, el martes pasado, Fernando Alonso cumplía años, y ahí esos pretendientes sí aprovecharon para cortejarle. Y la más madrugadora fue McLaren, que a las ocho de la mañana, lanzó un tweet de felicitación a Alonso con una imagen de cuando pilotaba en la escudería británica en 2007, algo que cogió realmente de imprevisto a Alonso, pero que no debió gustar demasiado en Ferrari.

En Ferrari saben de los movimientos y cortejos de McLaren con Alonso. Y los temen. Y ese temor es más que fundado no sólo por la posibilidad de perder a uno de los mejores pilotos de la parrilla actual, sino por el hecho de que su salida propiciaría, como mínimo, un nuevo escenario en su relación con uno de sus principales patrocinadores: el Banco de Santander.  Y lo peor de todo es que eso también lo saben en McLaren, acuciados por la falta de un patrocinador principal para esta temporada.

En Woking son conscientes que la llegada de Alonso implicaría, inexorablemente la llegada del Santander a la escudería. Pero realmente no sería una vuelta porque el Santander nunca se fue de la misma. Simplemente, adquirió un papel más secundario en el patrocinio. En McLaren saben que la vuelta del asturiano cambiaría su relación con el Santander que a buen seguro pasaría a ocupar un rol más importante dentro del equipo. Pero es que además, los británicos son conocedores igualmente que si hay una escudería en toda la parrilla a la que el Santander no se opondría realmente en la salida de Alonso de Ferrari esa sería precisamente McLaren, por la larga lista de intereses estratégicos que la entidad tiene en el Reino Unido. Y ese es el mayor temor en Ferrari.

McLaren corteja a Alonso. Y lo hace con el visto bueno del Santander, que en el supuesto de que las cosas se volvieran irrespirables en la relación Alonso-Ferrari, vería con mejores ojos que nadie que el asturiano volviera a una escudería donde tiene tantos intereses como McLaren, algo que está comenzando a quitar el sueño en Maranello.