Mañana se conocerán las sedes de las dos próximas ediciones de la Super Bowl

0

Mañana martes, los propietarios de la NFL se reúnen para acordar cuáles serán las sedes de las ediciones L y LI de la próxima Super Bowl, una decisión que afecta y muy seriamente a las economías de las ciudades elegidas para ejercer de anfitrión.

En el día de mañana tendrá lugar una reunión verdaderamente importante para conocer los designios de las ediciones L y LI de la Super Bowl cuyas sedes aún no se han definido. Así, mientras que la edición del año que viene, que hará la número XLVIII, a celebrar el próximo 02 de febrero del año 2014, será en el MetLife Stadium de Nueva York y la siguiente, la XLIX será en el University of Phoenix Stadium, sede de los Arizona Cardinals, las mediática edición L y la del año posterior, LI, aún no conocen sedes, hecho éste que se desvelará en el día de mañana.

Así lo tienen acordado los propietarios de la NFL que se reunirán a tal efecto en la ciudad de Boston para proceder a llevar a cabo la votación. Al efecto, baste decir que la sede de la edición L saldrá de dos finaliestas, el estadio de los Miami Dolphins, el Sun Life Stadium, y el nuevo estadio de los San Francisco 49ers, aún en construcción, el Levi’s Stadium.

Menos claras están las cosas aún para elegir la sede de la edición del año posterior, la LI, del que sólo se conoce hasta ahora un único finalista, el Reliant Stadium, sede de los Houston Texas. El otro finalista, saldrá del perdedor de la elección de la sede de la edición L.

Cada una de las candidatas dispondrá de 15 minutos para exponer su programa ante los dueños de las 32 franquicias para, posteriormente, los dueños de los 49ers, los Texans y los Dolphins, hablen ante los demás dueños.

La final de la Super Bowl es un acontecimiento alrededor del cual se dan cita cada año las marcas más importantes del mundo para publicitar sus productos a razón de más de 3 millones de euros el anuncio de 30 segundos, peaje que hay que abonar para ser visibles ante una audiencia de másd e 160 millonesd e espectadores. La edición del año pasado en Indianápolis generó para la ciudad unos ingresos cercanos a los 490 millones de euros, tras recibir más de 150.000 visitantes el día de la final. La edición anterior, en el año 2010, generó para Miami 495 millones de euros.