Maldonado se lleva a PDVSA de Williams

0

Llegó con algo más de 65 millones de dólares bajo el brazo según fuentes oficiosas y se marcha de la misma manera: con ellos en busca de una escudería que los quiera.

Este parece ser el resumen perfecto para la carrera de Pastor Maldonado en la escudería Williams. Y es que la misma ya ha hecho oficial la nueva dupla de pilotos para la próxima temporada en la que no estará el venezolano Pastor Maldonado, que será sustituído por el piloto brasileño Felipe Massa.

Pero esta decisión, que muchos radican en un deseo del propio piloto de salir de la escudería de Grove, tiene unos efectos secundarios demoledores para la propia escudería. Y es que Maldonado no se lleva únicamente toda su sapiencia al volante, que no es poca, a la nueva escudería que lo recoja en su seno (se habla de Lotus) sino que con su marcha, además como decimos de su destreza al volante del monoplaza, se lleva también los algo más de 65 millones de dólares con los que la petrolera PDVSA acomañaba al piloto durante su aventura en Williams.

La salida de PDVSA supone un auténtico agujero en las finanzas de Williams que deberá estudiar a toda prisa como compensar esta pérdida y hallar, más pronto que tarde, una nueva compañía que venga a compensar el desequilibrio generado por la salida de Pastor Maldonado y de su fiel patrocinadora.

El asunto tiene su miga, más si tenemos en cuenta que el piloto que lo sustituirá, el brasileño Felipe Massa, que abandona Ferrari, no viene como lo hiciera Maldonado en su día, con un sponsor de la talla de PDVSA bajo el brazo, por lo que muchos se preguntan, en un mundo donde el piloto que ocupará este o aquel asiento se decide en muchas ocasiones a razón de los patrocinadores que traiga consigo, que ha llevado a Williams a hacerse con el brasileño, más si tenemos en cuenta lo descompensado que queda su balance económico con esa marcha y esa incorporación.

Desde Williams se afanan en afirmar que la llegada de Massa es un cambio acertado, más si tenemos en cuenta el giro que a su estrategia global como marca quiere dar la compañía y donde Brasil se encuentra entre uno de sus principales mercados como objetivo. No obstante, no son pocos los que auguran una difícile campaña para la escudería de Grove de no encontrar pronto un sponsor principal que haga olvidar los millones que aportaba PDVSA, algo complicado dada la situación económica mundial y la crisis por la que atraviesa el patrocinio dentro del mundo de la Fórmula 1.