Los unofficial partners se “comen” a los sponsors de Brasil

0

Llevamos semanas diciéndolo: la proximidad del inicio de uno de los acontecimientos más mediáticos del mundo, más atractivos desde el punto de vista del aficionado al fútbol pero también desde el punto de vista de las marcas y firmas comerciales, el próximo Mundial de Brasil 2014, ha puesto en marcha una alocada carrera entre dichas firmas y marcas comerciales para dar a conocer su estrategia de cara a la cita brasileña.

Ello ha provocado, como también venimos diciendo, que toda estrategia de marketing que no tenga nada que ver, no esté relacionada, o no se lance bajo un enfoque que tenga al Mundial como protagonista, es retrasada o adelantada según los casos por esas firmas que no quieren ver como el enorme tsunami mediático en el que se convertirá la cita mundialista arrastre a las mismas a la más absoluta inobservancia por parte de medios y aficionados.

Con ello, la cita que cada año organiza FIFA en torno al fútbol y donde cada vez más va pareciendo que el fútbol es, precisamente, una excusa en torno a la cual organizar todo un acontecimiento mediático, comercial y de negocios, esta cita, como decimos, aglutina a más y más compañías interesadas en sacar rendimiento al Mundial, aún cuando no tengan la consideración de patrocinadores oficiales y, por lo tanto, no puedan oficialmente aprovecharse y hacer uso del Mundial en sus campañas.

En estos casos, cada vez más, a dichos unofficial partners tan sólo les queda una herramienta con la que hacer frente a dichas prohibiciones: el ambush marketing, con el que, de manera muy estudiada y rozando los límites de la legalidad en cuanto a la protección de los derechos de los patrocinadores oficiales se refiere, logran sacar provecho del Mundial de una manera indirecta.

Y buena prueba de la enorme importancia que estas técnicas de ambush marketing están adquiriendo en los últimos años en los grandes acontecimientos deportivos, tanto para los patrocinadores oficiales, que ven cada vez más como son perjudicados seriamente en sus intereses, como para esos unofficial partners, que comprueban como con estas estrategias sacan rédito a unas inversiones sensiblemente inferiores a las que tienen que desembolsar los sponsors oficiales a los organismos organizadores por adquirir ese rol, es el informe publicado por la agencia Unruly Media en la que pone bien a las claras como estos patrocinadores no oficiales le están ganando la partida, por muchas medidas anti ambush marketing que fije la FIFA, a los sponsors oficiales.

Para ello, la consultora se ha basado en las campañas lanzadas por las diferentes compañías dentro de la red social Youtube para llegar a la conclusión de que, en los primeros puestos de la clasificación, el predominio de los patrocinadores no oficiales es abrumador. Así, de las tres campañas más vistas en Youtube relacionadas con el Mundial, tan sólo la que ocupa la tercera posición es obra de una marca oficial del próximo Mundial: Castrol. Los dos primeros puestos quedan reservados a Nike con su Risk Everything  y a Samsung con su Galaxy 11.

El análisis nos deja la comparativa de que las campañas de los patrocinadores no oficiales son mucho más vistas que la de los oficiales hasta el punto de muchos de ellos no logran estar presentes en las 10 primeras posiciones tal y como ocurre en el caso de Budweiser (16), Sony (18), McDonalds (20), Johnson&Johnson (24) o KIA (26).

Una prueba más de que la FIFA tiene un enorme enemigo al que hacer frente para lograr atraer a más patrocinadores oficiales: el ambush marketing, una hechizadora herramienta que seduce cada vez a más marcas que prefieren recurrir a ella antes que desembolsar ingentes sumas de dinero, en este caso, a FIFA.