Los suizos no quieren los JJOO de Invierno del año 2022

0

Los suizos no quieren los Juegos Olímpicos de Invierno. Al menos, así se desprende de la última consulta que, a nivel estatal, ha llevado a cabo el gobierno suizo para conocer la aceptación de los suizos sobre la posibilidad de que su país presente una candidatura para albergar los próximos Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022.

Uno de los puntos fuertes del gobierno suizo y de su departamento de deportes era su esperanza de albergar los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022, para lo cual pretendía presentar la candidatura de St Moritz y Davos, que en caso de que hubiera prosperado, habría supuesto el retorno de la llama olímpica a suelo suizo después de su última aparición en el año 1948. Con toda la carne en el asador puesta para conformar una apuesta lo suficientemente fuerte como para abordar con garantías el proyecto de selección de esta candidatura frente a las rivales, al gobierno suizo sólamente le faltaba por apuntalar un único hecho más: contar con el respaldo de la población. En definitiva, lo que pretendía el gobierno suizo era optar a ser sede pero con una candidatura lo suficientemente respaldada que permitiera afrontar con todas las garantías el enorme desembolso económico que debía realizar.

Para este fin, para conocer la opinión de los suizos, el gobierno helvético llevó a cabo un referendum entre sus ciudadanos para conocer cuál era su opinión al respecto. Y en base al mismo, las autoridades suizas han constatado que sus ciudadanos no quieren los Juegos. Así, más del 50% de la población que ha participado en el referendum están en contra de la inversión de más de 2.100 millones de euros que se deben aportar para organizar de manera eficaz de los Juegos, de los cuales más de la mitad correspondería a aportaciones de dinero público, hecho éste que ha sido rechazado de manera frontal por los suizos.

No es la primera vez que Suiza, o mejor dicho, sus habitantes, rechazan la organización de unos Juegos Olímpicos de Invierno. La ciudad suiza de Berna pretendía acceder a la organización de unos Juegos Olímpicos de 2010 cuando se encontró con el rechazo frontal de su población y de la del resto de suizos, que no consideraron, al igual que ahora, que el posible impacto en la economía suiza fuera lo suficientemente atractivo como para afrontar unos gastos de inversión desorbitados. Los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2010 finalmente se fueron a la ciudad canadiense de Vancouver.

Suiza no acoge unos Juegos Olímpicos de Invierno desde los últimos que celebró, en el año 1948, en Sankt Moritz y, a pesar de que una candidatura suiza, sede no olvidemos del Comité Olímpico Internacional, tendría un punto de partida más que interesante para ser finalmente la adjudicataria de un evento de este tipo por múltiples circunstancias, los suizos vuelven a reiterar que la inversión que es necesario llevar a cabo no será compensada con los beneficios económicos que la celebración de un evento de este tipo pueda dar lugar.

Con este rechazo, y con el anuncio de los Estados Unidos de centrarse en una candidatura para los Juegos Olímpicos de Verano del año 2024, se queda el camino expédito y más abierto que nunca para el resto de candidaturas ya confirmadas para tales Juegos, como la española Barcelona, la ucraniana Lviv o la polaca Zakopane, a la espera de que la noruega Oslo confirme finalmente su intención de participar en la carrera por ser sede de estos Juegos.

Las ciudades que aún se lo estén pensando tienen de plazo hasta el próximo 13 de Noviembre del presente año para presentar su candidatura. La elección definitiva tendrá lugar en Kuala Lumpur en el mes de Julio del año 2015.