Los seguidores del Everton rechazan el nuevo escudo

0

PSG, Roma o Manchester United son alguno de los clubes que la temporada que viene presentarán un remodelado escudo, una versión digamos 2.0 de sus hasta ahora tradicionales escudos de los clubes que, en unos más y en otros menos, ha generado cuanto menos una división de opiniones entre sus seguidores entre los que se encuentran los partidarios de los cambios y los críticos y detractores de los mismos en número casi a la par.

La fiebre que ha invadido en los últimos meses al fútbol europeo en cuanto a remodelación de los escudos de clubes tan tradicionales como puedan ser la Roma o el Manchester United ha generado suspicacias entre los expertos y sobre todo entre los aficionados al fin de conocer cuáles son los verdaderos motivos que han llevado a estos clubes a realizar esas modificaciones. Y detrás de las mismas, no se esconde otro interés que un objetivo meramente comercial, algo que los aficionados más dogmáticos de los clubes han considerado como elevar a la máxima potencia la mercantilización de un club, con la venta de elementos tan inherentes y tan importantes como pueda ser un escudo. Así en el PSG, por ejemplo, la polémica estuvo en la sorpresiva eliminación del escudo de la cuna del rey Luis XIV por debajo de la afamada Torre Eiffel, lo que generó no pocas protestas entre los aficionados franceses.

Sin embargo, la historia de la moda de los escudos de fútbol ha vuelto a saltar a la luz por las enormes protestas que los aficionados del Everton están llevando a cabo para impedir que el club, de la mano de la marca que lo viste, la norteamericana Nike, se salgan con la suya y presenten un nuevo escudo para el conjunto británico. Así, según anuncia BBC News, más de 20.000 firmas se han recogido hasta el día de hoy para evitar la aprobación definitiva del nuevo diseño del escudo del club, diseño del que han desaparecido las míticas “Nil Satis, NisiOptimun“, “Sólo lo mejor es suficiente”, el mítico emblema del club, además de eliminar las dos coronas de laurel del mismo, que representan el éxito olímpico. El objetivo aducido por el club: conseguir un diseño mucho más moderno, limpio y dinámico que meta al club a través de sus símbolos en el siglo XXI. El que consideran los aficionados que se esconde detrás de todo esto, un objetivo meramente económico con el que se trate de conseguir un importante impacto a nivel de imagen. El anterior escudo databa del año 1938.

La corriente crítica con el nuevo diseño augura, además, una caída importante en los ingresos del club procedentes del merchandising: “Nadie querrá comprar cualquier prenda que lleve ese horrible escudo”, argumentan algunos aficionados, algo que no obstante ha hecho recapacitar al club. Y es que sólo el hecho de pensar que pudieran llevar razón y los ingresos por estos conceptos cayeran ha supuesto motivo más que suficiente para que, junto con la presión ejercida por las más de 20.000 firmas ya presentadas, el club haya decidido pasar por alto las razones que esgrimieron para defender este nuevo diseño que no era otra que la dificultad que tenían las impresiones digitales a la hora de reproducir el escudo hasta el punto de que muchas veces se obviaban elementos como el nombre, el año 1878 o incluso el lema. Y por ello ha emitido un comunicado en el que afirman que se va a proceder nuevamente a un estudio detenido y pormenorizado que dé como resultado un nuevo diseño para el escudo en el que, esta vez sí, se tendrá muy en cuenta la opinión de los aficionados.

La creciente moda en el fútbol europeo de rediseñar los tradicionales escudos de los clubes, tan arraigados en el sentimiento del aficionado, con el único fin de conseguir un mayor impacto a nivel de imagen dentro del mercado está provocando casos como los del Everton, donde los aficionados están anteponiendo el sentimentalismo y la tradicción a la cuestión meramente económica. Quizás después de esto, marcas comeciales, dueños y clubes se percaten de que no todo vale para hacer dinero en los clubes.