Los problemas de adidas con sus fábricas en Indonesia afectan a Foot Locker

0

Los innumerables problemas que las grandes firmas internacionales de ropa deportiva como Nike o adidas están teniendo con sus fábricas en Indonesia y las pésimas condiciones en las que trabajan los empleados de las mismas, que ya han sido denunciadas en más de una ocasión y que les están provocando un daño importante a la imagen de ambas compañías, han encontrado un nuevo damnificado en la figura de la compañía Foot Locker.

Foot Locker, la conocida multinacional estadounidense dedicada a la venta de calzado y ropa deportiva de las principales firmas de este tipo de prendas, entre las que se encuentra adidas, es el último ‘daño colateral’ que las deficientes condiciones laborales en las que se encuentran los trabajadores en Indonesia de las fábricas de adidas, se ha llevado por delante.

Así, activistas pro-derechos del trabajador han acordado llevar a cabo importantes concentraciones a las puertas de las tiendas de Foot Locker del Reino Unido en Newcastle, Londres, Birmingham y Manchester como forma de protesta por el incumplimiento de adidas de pagar la correspondiente indemnización a casi 3.000 trabajadores de sus fábricas asiáticas que fueron despedidos en abril del año 2011.

En aquella época, 2.800 trabajadores de la fábrica PT Kizone fueron despedidos tras cerrar la factoría, lo que motivó que adidas tuviera que abonar algo más de 1,8 millones de dólares en concepto de indemnizaciones, cosa que aún no ha llevado a cabo.

Esto ha llevado a estos movimientos activistas a fijar un nuevo objetivo en sus protestas: la firma internacional Foot Locker. Así, representantes del movimiento afirma que, a pesar de la buena reputación de Foot Locker y de que contra la compañía no existen problemas en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones, la campaña está orientada a obligar a Foot Locker a romper los lazos que tiene con adidas, o al menos a suspenderlos, en tanto en cuanto no se lleven a cabo la satisfacción de esas indemnizaciones.

“Es doloroso comprobar como adidas no escatima millones de dólares para patrocinar unos Juegos Olímpicos y sin embargo no es capaz de abonar apenas 2 millones de dólares para indemnizar a estos trabajadores.

Los propios trabajadores llevan dos años reivindicándo a la marca alemana el abono de esas indemnizaciones a través de representantes legales, o incluso directamente vía carta a sus dirigentes. Sin embargo, la respuesta hasta ahora por parte de la marca alemana ha sido la misma, según estos movimientos de protesta.

Las asociaciones People & Planet, Labour Behind The Label y War on Want son los movimientos que encabezarán y organizarán estas protestas en el Reino Unido, unas protestas que se están extendiendo por todo el mundo y que están caucsando un daño sumamente importante a la imagen de marca de la firma alemana. De hecho, ya hemos hablado por aquí alguna que otra vez de los problemas de adidas con los movimientos estudiantiles universitarios en los Estados Unidos como consecuencia de estos problemas en sus fábricas de Indonesia.

En definitiva, un problema al que la marca alemana debería poner remedio y solución lo antes posible a riesgo de que, en caso de no hacerlo, la situación se encone hasta el punto de ver como el movimiento se internacionaliza más aún de lo que ya está, pudiendo producir serios perjuicios económicos a la compañía como consecuencia de esa pérdida de imagen.