Los pobres resultados de Puma provocan la renuncia de su CEO, Franz Koch

0

Los pobres resultados que la marca alemana Puma ha presentado en su intento desesperado por alcanzar, o al menos ubicarse en una posición mucho más cercana, a los colosos Adidas y Nike, ya se han tomado una primera victima. Y no estamos hablando de una cualquiera.

Uno de los grandes objetivos marcados por la firma alemana Puma era el de ‘asaltar’ la dualidad que gobierna el mundo en términos de ropa deportiva y que configuran Adidas y Nike, para lo que puso en marcha una serie de políticas estratégicamente estudiadas que tenían como misión, como mínimo, la obtención de un acercamiento cuanto menos más razonable que permitiera reducir las distancias que separa a Puma de las dos firmas anteriormente mencionadas.

Sin embargo, los objetivos marcados no se han cumplido, o al menos no en los niveles y cifras marcados y esperados por la firma alemana, lo que ha provocado una primera oleada de reacciones que han llegado a lo más alto de la cúpula de Puma hasta el punto de que su presidente ejecutivo, Franz Koch, ha anunciado su renuncia al cargo a partir del próximo mes de marzo como consecuencia de una reestructuración que ya está en marcha con la única misión de conseguir los objetivos anteriormente mencionados y que tienen como finalidad última alcanzar a Nike y Adidas.

Las supuestas malas relaciones existentes entre Koch y el nuevo accionista mayoritario de la firma, Jean-Francois Palus, ha motivado que éste último subiera el nivel de exigencias de cara a los resultados, algo que ha propiciado finalmente la salida de Koch, que se materializará como decimos en marzo de 2013. Puma está llevando a cabo una agresiva política de reducción de costos como consecuencia de las malas cifras de venta, sobre todo lastradas por los mercados europeos, cuyos consumidores, acuciados por una importante crisis económica, reducieron alarmantemente las cifras de ventas de la marca alemana.

La marca alemana, controlada en más de un 80% por el grupo francés de artículos de lujo PPR, descargó responsabilidades en la renuncia de Koch, afirmando que esperaban contar con él para la nueva etapa que se abre en Puma con el objetivo de desarrollar aún más la marca. Jean-Francois Palus no está contento con la gestión que se está llevando a cabo dentro de la marca, sobre todo la poca inversión que se estaba haciendo en determinados productos, lo que propició que la distancia con Nike y Adidas se fuera incrementando, sobre todo en un sector donde Puma podría dar ‘guerra’ a los dos dominadores del panorama mundial como es el calzado de alta tecnología para los diferentes deportes.

Palus ha manifestado que Puma elegirá a su nuevo CEO en los próximos meses.