Los patrocinadores de Madrid 2020 ‘pierden’ casi 17 millones

0

La victoria tiene muchos padres pero la derrota ninguno. Y es ahora, cuando se trata de buscar responsables y justificaciones que expliquen el ‘fracaso’ olímpico de la candidatura madrileña en su carrera por acoger los Juegos Olímpicos del año 2020, cuando es necesario hacer balance de la inversión realizada por los patrocinadores de dicha candidatura y la tasa de retorno conseguida.

Madrid 2020 contaba con el respaldo de 39 empresas, amén de las administraciones públicas, que realizaron una inversión de algo más de 16,5 millones de euros en su apuesta por la candidatura olímpica de la capital española que han caído en el vacío totalmente con la decepción de Madrid 2020. La cifra se incrementa notablemente si tenemos en cuenta que tres grandes grupos empresariales, como el BBVA, Iberdrola o El Corte Inglés, aportaron más de 1,5 millones de euros en calidad de donantes, lo que eleva la cifra total a los 18 millones de euros, euro arriba euro abajo, procedentes de la inversión privada. Si tenemos en cuenta que, según datos oficiales del Ayuntamiento de Madrid, la inversión realizada por el consistorio ascendió a los casi 11 millones de euros, nos encontramos con que el fracaso olímpico de la delegación española se elevó a los casi 30 millones de euros, una cifra que no está nada pero que nada mal para un país inmerso en una profunda crisis económica.

Pero aunque la tasa de retorno hubiera sido muchísimo mayor en caso de conseguir Madrid los Juegos Olímpicos, el econ mediático qeu su apoyo a la candidatura madrileña les ha supuesto ha permitido que estos inversores hagan suyo el dicho de “a falta de pan, buenas son tortas”. No obstante, es más que evidente que este apoyo incondicional ha supuesto un desembolso extremadamente alto para lo que han obtenido a cambio, la citada exposición mediática durante la carrera olímpica.

Sin embargo, no todos los patrocinadores de la candidatura olímpica madrileña lo eran por igual. Madrid 2020 permitía diferentes formas de patrocinio, como era a través de un desembolso mediático, con aportaciones en especie o en una modalidad mixta en la que se aportaban tanto dinero como bienes o servicios. Así, ha habido compañías que se han limitado a aportar capital, como los 800.000 euros de OHL o Telefónica, mientras que otras han optado por la aportación de bienes y servicios, como Air Europa, que donó el vuelo charter que llevó a la delegación madrileña a Buenos Aires.

Aún así, los departamentos de estas compañías aún analizan, a día de hoy, si la inversión realizada les ha supuesto un retorno lo suficientemente rentable como para volver a acometer otra aventura de este tipo en el futuro. Y, aunque hay compañías que como decimos ven rentable la inversión realizada, en la mayor parte de los casos se preguntan si el desembolso realizado no ha caído realmente en saco roto.