Los nuevos sponsors de Tiger Woods se inquietan

0
Woods en una campaña de publicidad de su sponsor Kowa
  • La poca exposición mediática de Woods debido a su lesión amenaza seriamente con poner en entredicho el futuro de las inversiones de los nuevos patrocinadores del norteamericano, de un nivel inferior a los que tenía el norteamericano antes de su escándalo sexual

¿Qué se le puede estar pasando por la cabeza a los máximos responsables de la firma norteamericana Nike cuando no ven en televisión el logotipo de su marca al lado de uno de sus grandes embajadores dentro de un deporte como el golf como es Tiger Woods? Muy probablemente una fría sensación de, cuanto menos, inquietud al ver que un jugador, que acaparó gran parte de la notoriedad mediática tan sólo un año antes con la conquista de 5 grandes torneos, ahora estaba en un segundo plano ante la imposibilidad de plantar cara realmente a sus oponentes.

Sin embargo, esa inquietud de Nike se vería rápidamente compensada por el resurgir que parece estar viviendo el irlandés Rory McIlroy, que finalmente está desempeñando el papel de gran jugador por el que le fichó la multinacional norteamericana. En este sentido, Nike juega con varias opciones como para hacer que sus inversiones estén, al menos, por uno u otro jugador, cubiertas. Pero, ¿y en el resto de sponsors que no tienen la suerte de contar con tan grandísimos jugadores en sus portfolios?

Los nuevos sponsors de Woods, preocupados

Durante la primera etapa (podríamos llamarla así) dentro del mundo del golf del norteamericano Tiger Woods, su papel fue estelar. Ganador de 14 Majors y 94 grandes eventos de la PGA, al norteamericano se lo rifaban las firmas y marcas comerciales más importantes del mundo, que querían tener al considerado embajador ideal en su portfolio. Sin embargo, el enorme escándalo de índole sexual en el que se vio inmerso provocó una desbandada casi general de las grandes firmas, que quisieron evitar un daño importante a sus respectivas imágenes de marca con la vinculación con el díscolo jugador norteamericano.

Tan sólo Nike y unas pocas marcas fieles más siguieron confiando en la recuperación del jugador, hecho que sucedió, el resurgir de Woods nos referimos, hace apenas un año, cuando volvió a ganar de nuevo. Sin embargo, esta segunda etapa de gloria de Woods tuvo una ostensible y marcada diferencia con la primera: el nivel de sus patrocinadores. Firmas como T&T o Accenture, que abandonaron a Woods con el escándalo sexual del norteamericano, no volvieron para dejar paso a firmas de menor nivel mediático, como el conglomerado japonés Kowa, la compañía de nutrición deportiva MusclePharm o Upper Deck Company, marcas que tienen como elemento común que su portfolio de embajadores queda reducido básicamente a su contrato con Woods.

Una inoportuna lesión

Estas compañías, para su desgracia, están asistiendo a una triste situación de Woods en este 2014, con una lesión en la espalda que amenaza con retirarlo definitivamente de los campos de golf o, al menos, con no ser ni la mitad de lo que en su día fue. Ello ha provocado, como decíamos al principio, que la exposición de las firmas patrocinadores de Woods en los medios sea casi nula ante la poca presencia del norteamericano en los mismos, algo que firmas de este nuevo nivel no pueden mantener.

A las citadas compañías, la no exposición de sus respectivas imágenes de marca gracias al buen papel de Woods le provoca un serio trastorno en sus inversiones publicitarias. Pero no todo está perdido. Aún en el peor de los supuestos, que Woods finalmente se viera avocado a la retirada, las compañías pueden acogerse a la esperanza de que el norteamericano sea el Michael Jordan del golf, el crack de la NBA que a sus 51 años, y alejado hace décadas de las canchas, sigue siendo uno de los ex deportistas que más dinero consiguen gracias a sus negocios, para gozo de las firmas que le patrocinan.

Mientras tanto, sin embargo, a estas compañías solo les queda rezar por una rápida recuperación de Woods. Sus inversiones y quizás su futuro están condicionados a ello.