Los Nets de Brooklyn, en venta

0
Mikhail Prokhorov, dueño de los Brooklyn Nets, quiere vender la franquicia
  • Al anuncio de hace apenas unos días de la salida a venta de los Atlanta Hawks se une ahora la decisión del dueño de los Nets de Brooklyn de poner en venta la franquicia

Algo se mueve en la NBA. Los movimientos especulativos en torno al futuro de las principales franquicias han comenzado en un importante carrusel de noticias en torno al mismo que tuvo su punto de partida en la venta, motivada por el escándalo Sterling, hace tan sólo unos meses de una de las franquicias históricas de la competición, los Clippers.

El cierre en falso del caso Sterling ha marcado un preocupante precedente

Lo comentábamos en estas mismas líneas hace tan sólo unos meses: la salida hacia adelante adoptada por la NBA para la resolución del que pasó a conocerse como caso Sterling, una salida que muchos consideraron precipitada y que no venía a ser más que un cierre en falso al asunto para evitar daños mayores a la imagen de marca de la organización, no fue en realidad más que un importante traspiés de los dirigentes de la misma que deseaban dar carpetazo al asunto cuanto antes.

Sin embargo, la manera en la que lo dieron ha hecho que, apenas unos meses después, todo se vuelva en su contra. La autorización de la venta de una franquicia como los Clippers, que recordábamos hace tan sólo unos días estaba valorada en poco menos de 500 millones de dólares, por una suma que superaba los 2000 millones de dólares era una salida beneficiosa para la NBA, que daba carpetazo al asunto como decimos, pero sobre todo para el propio Sterling, que veía en la operación un auténtico pelotazo económico al desprenderse de una franquicia que adquirió en la década de los 80 del siglo pasado por apenas 12 millones de dólares: un negocio redondo.

Primero los Hawks, ahora los Nets

Sin embargo, los dirigentes y responsables de la NBA no parecieron ver el calado de la decisión que estaban adoptando con la autorización de su venta por ese importe de cara al futuro de la estabilidad en la liga de baloncesto norteamericana. Se sentaba un precedente que, potencialmente, llamaba a la especulación dentro de los propietarios, multimillonarios ya de por sí, de las mismas.

Hace tan sólo unos días informábamos de la noticia de las intenciones del principal dueño de los Atlanta Hawks, la mejor franquicia de la Conferencia Este hasta el momento, de vender la misma amparándose en otro escándalo de tintes racistas revelados hace algunos meses y que afectaban al máximo propietario de la misma. Eso sí, el todavía dueño de los Hawks no ocultaba sus intenciones de que, al igual que ocurriera con los Clippers, pudiera obtener una alta rentabilidad con su venta.

Ahora, tan sólo unos días después, es el propietario de los Nets, Mikhail Prokhorov, el que supuetamente estaría planificando una salida a la venta de la franquicia de Brooklyn. Esta vez la excusa se pone en dos motivos fundamentalmente: las intenciones de Prokhorov de centrarse en la polícia de su país y, además, las falsas expectativas creadas en torno a un equipo que, peses a la multimillonaria inversión realizada en jugadores, no acaba de responder a lo esperado.

Sin embargo, y nuevamente, un importante componente especulativo vuelve a aparecer en dichas intenciones. Con una valoración actual de 1.000 millones de dólares aproximadamente, el actual propietario de los Nets no pierde esperanzas de obtener una revaloración de la franquicia parecida a la que en su momento obtuvo Sterling con la venta de los Clippers. La pregunta que se plantea todo el mundo en la NBA es si, tras los anuncios de los Hawks y los Nets, se abrirá la veda en la NBA para la especulación.