Los millones del Balón de Oro

0

A lo largo del día de hoy conoceremos, en la gala que organiza la FIFA para ello, al nuevo ganador del Balón de Oro correspondiente al año 2013. Tres futbolistas luchan por ello: el argentino Leo Messi, el francés Franck Ribery y el portugués Cristiano Ronaldo. Un anhelo tan grande que delata todo lo que hay detrás de su consecución.

Año 1999. El Balón de Oro da a conocer a su ganador. En él, el brasileño que por entonces jugaba en el FC Barcelona se antepone al británico David Beckham, jugador del Manchester United en aquellos tiempos, por un resultado más que aplastante: 219 votos del vencedor por “tan sólo” 154 del británico. Sin embargo, para todos los expertos en marketing y negocios, el inglés, cual alquimista, logró transformar la plata de su balón en oro, siendo el único que fue capaz de aprovechar el tirón de su segunda posición en beneficio de su imagen. A partir de ese momento, los contratos publicitarios del británico, ya por entonces importantes, se multiplican exponencialmente hasta el punto que a día de hoy, ya retirado, es uno de los iconos deportivos preferidos por las firmas y marcas comeciales a la hora de potenciar su imagen utilizando el deporte como vehículo.

Este hecho viene a demostrar algo que los especialistas reconocen sin poner objeciones al respecto: el verdadero valor del Balón de Oro no es tanto el reconocimiento del mundo del fútbol a un determinado futbolista como Mejor Jugador del Mundo de ese año sino el valor añadido que le da a la imagen del vencedor, una imagen que desde ese momento incrementa poderosamente su valor de cara a las compañías y firmas comerciales.

No desvelamos ningún secreto cuando decimos que, al nivel de estos jugadores, más de la mitad de sus ingresos proceden de los acuerdos comerciales que pueden obtener más allá del mundo del fútbol. De hecho, tanto Messi como Cristiano logran obtener unos rendimientos muchísimo mayores a lo que sus respectivos clubes “generosamente” les pagan, algo que no presenta tanta dispersión en el caso del francés Ribery.

Pero hay estudios concluyentes al respecto, como el del Instituto Portugués de Administración y Marketing, el IPAM, que reconocen que más allá de ese “reconocimiento” de los colegas de profesión, el Balón de Oro supone un importante impulso a la imagen del vencedor. De hecho, el IPAM considera que la valoración de la marca del portugués Cristiano Ronaldo, que cifra en la actualidad en los 43 millones de euros, ascendería de golpe y porrazo hasta los 50 millones de euros en el caso de que, finalmente y tal y como apuntan todas las apuestas, el luso se haga con el galardón. No sería la primera vez que ello ocurre. Cuando Cristiano Ronaldo ganó su primer (y único hasta la fecha) Balón de Oro, el valor de su marca se multiplicó exponencialmente, siendo en boca de los especialistas ese preciso momento, allá por el año 2008, el verdadero punto de inflexión en la cotización de la marca Cristiano Ronaldo dentro del mundo de los negocios.

Las cifras que cada uno de los tres candidatos reciben de sus respectivos clubes son cifras más que generosas, fichas de muchos dígitos que colmarían las aspiraciones de cualquier deportista profesional. Sin embargo, el anhelo de cada uno de ellos por hacerse con el preciado trofeo va mucho más allá del mero reconocimento social, y lo saben. Tras el Balón de Oro hay muchos millones en juego procedentes de casas y firmas comerciales que anhelan igualmente hacerse con el vencedor del galardón, para lo cual están dispuestas a poner encima de la mesa muchos millones de euros.

El trofeo en sí está compuesto por aproximadamente 7 ,5 kilos de oro. Sin embargo, la condición de poseedor aumenta el valor del jugador hasta límites insospechados.

En el año 2006, Messi tenía un valor aproximado de unos 50 millones de euros. Trasn conquistar, en 2009, su primer Balón de Oro, su cotización ascendió hasta los 95 millones de euros; hasta los 115 tras el segundo y hasta los 140 tras el tercero. El último cosechado, el año pasado, disparó el valor de Messi más allá de los 150 millones de euros. Y eso en el terreno futbolístico. Como marca, su cotización es casi superior.

Hoy se decide mucho más que quién fue el Mejor Jugador del Mundo del año 2013. Hoy se decide quién gobernará el mundo de las publicidad y los acuerdos comerciales a nivel de jugadores durante, al menos, el próximo año. Messi, Ribery y Cristiano desean con anhelo el título. Los millones del Balón de Oro nos explican lo que esconde el mismo y el por qué de su deseo.