Los millones de Under Armour llevan a Durant a renunciar al Mundial FIBA

0
Kevin Durant renuncia a participar en el Mundial con la selección USA
  • El crack de los Thunder renuncia para descansar física y mentalmente
  • El riesgo a lesionarse, que pondría en peligro el contrato de unos 300 millones de dólares que le ha ofrecido Under Armour, clave en su renuncia

Los aficionados al buen baloncesto cerraron la jornada de ayer con una noticia que está dando la vuelta al mundo: por si fueran pocas las malas nuevas procedentes de la gran favorita para llevarse el próximo Mundial de Baloncesto FIBA que organizará España a finales del mes de agosto, con gravísimas lesiones como las de Paul George o la renuncia de grandes estrellas a estar presentes en la cita, la USA Basketball, la Federación de Baloncesto Estadounidense, confirmó la ausencia finalmente del que estaba llamado a capitanear la nave de la selección norteamericana en esta cita mundialista, el alero de los Oklahoma City Thunder, Kevin Durant.

Sin embargo, detrás de la decisión del crack norteamericano existen cuestiones donde, como veremos, pesan casi tanto o más que las supuestas razones deportivas alegadas por el jugador para abandonar la concentración de su selección.

Agotamiento físico y mental

“Necesito dar un paso hacia atrás. Tener tiempo libre, descansar física y mentalmente y prepararme de manera adecuada para la próxima temporada”. Estos fueron los argumentos esgrimidos por el alero estadounidense cuando comunicó la decisión a los máximos responsables de la Federación de Baloncesto de su país en una reunión en la que estaba presente, además y evidentemente, todo el cuerpo técnico encabezado por Mike Krzyzewski, argumentos que repitió en el comunicado oficial que emitió para informar a la prensa de su decisión.

De este modo, Kryzewski se quedaba sin uno de los pilares fundamentales al que ya tenía incluído en el quinteto ideal de la selección para este Mundial. El MVP de la pasada liga regular abandona así la concentración que estaba llevando a cabo con su selección para la preparación de dicho Campeonato.

¿Presión de los Thunder?

Nada más conocerse la noticia, los especialistas en la NBA comenzaron a argumentar cuáles eran los verdaderos motivos que apartaban a Durant de la Selección. Y casi todos llegaban a una misma conclusión: además de considerar las razones presentadas por el jugador como probables, nadie descartaba una posible presión de su actual equipo, los Oklahoma City Thunder.


La gravísima lesión hace apenas una semana vivida por el alero de los Indiana Pacers, Paul George, ha vuelto a sacar a la luz las enormes reticencias puestas por las franquicias respecto a la cesión de sus estrellas para este Mundial. No en vano, una primera aproximación a lo que le costará a los Pacers la lesión de George deja bien a las claras el por qué de esta posición de las franquicias respecto al Mundial.

De los casi 16 millones de dólares que tiene de ficha George en Indiana (15,9 millones para ser más exactos), la aseguradora sólo se hará responsable de cubrir el 40% del mismo, esto es, 6,36 millones de dólares en virtud de los términos de la póliza firmada por la franquicia. El resto, algo más de 9,5 millones de dólares, deberá abonarlos los Pacers a un jugador que se perderá toda la temporada próxima. Pero no queda ahí la cosa. La franquicia de Indiana deberá acudir al mercado para fichar a un sustituto de George, lo que le llevaría a desembolsar, como mínimo, unos 5 millones de dólares. Pero la franquicia se encuentra al límite del límite salarial, por lo que esa nueva incorporación bien podría suponer rebasarlo con esos 5 millones de dólares adicionales que realmente se convertirían en unos 7,5 millones de dólares por la aplicación del impuesto de lujo al rebasar el límite salarial establecido. En total, y haciendo números, la lesión de Paul George con la selección de los Estados Unidos le va a costar a la franquicia unos 17 millones de dólares.

Pero, ¿realmente son estos los motivos por los que Durant renuncia a la participación con este Dream Team algo descafeinado al Mundial de España?

Los millones de Under Armour

Para todos aquellos que sigan pensando que en este mundo tan sumamente profesionalizado como es el del deporte siguen existiendo las casualidades, donde el aspecto meramente deportivo va cediendo cada vez más al empuje del marketing y los negocios en esta industria, quizás sería conveniente analizar la situación que vive en la actualidad Kevin Durant en esos terrenos más alejados a su rendimiento sobre las pistas.

El pasado viernes adelantábamos en Marketing Deportivo MD la noticia: Kevin Durant estaba dispuesto a escuchar los cantos de sirena de una megaoferta que procedía de Under Armour y que amenazaba con arrebatar al crack de los Thunder a Nike, firma con la que le unía una relación de 7 años y cuya finalización llegará en las próximas semanas. En este sentido, fue el propio Durant el que abrió las puertas a esta posibilidad al afirmar, cuestionado por ello, por la renovación con Nike, y para sorpresas de muchos, que el asunto está en manos de sus representantes, la agencia del rapero Jay-Z,  que optarían por la mejor solución para el jugador.

Y no es para menos. La firma con sede en el estado de Maryland puso encima de la mesa de esos representantes un acuerdo para hacer de Kevin Durant su principal embajador en los próximos 10 años a razón de casi 30 millones de dólares anuales (lo que daría una cifra muy cercana a los 300  millones de dólares en el total del contrato), unas cifras muy alejadas en todo caso de los 60 millones de dólares que Durant ha cobrado durante los 7 años de su relación con Nike.

Y aquí está una de las verdaderas razones de peso de la renuncia de Durant a su selección. Under Armour no puede permitirse el lujo de una lesión de Durant con la selección de los Estados Unidos durante el Mundial. Y Durant no puede permitirse dejarse escapar un contrato de las características del que le ofrece la firma norteamericana. La exposición al riesgo y la alarma que la lesión de Paul George ha generado entre la comunidad NBA son argumentos más que suficientes para que el jugador haya decidido no arriesgarse a perder esos casi 30 millones de dólares anuales. Para añadir más dudas al argumento de Durant basten un par de datos más: el Dream Team comenzó su preparación hace casi dos semanas. Y no ha sido hasta ahora cuando Durant anuncia su decisión, después de llevar dos semanas preparando el Mundial, tras la lesión de Paul George y justo cuando los rumores de su firma con Under Armour cobran más tintes de acabar siendo una realidad que nunca.

Durant renuncia a su selección para descansar física y mentalmente. Pero también para solventar sus negocios con Under Armour  y la liquidación de su contrato con Nike. Dejar de obviar esta posibilidad como uno de los motivos de la ausencia de Durant del Mundial es como decir que el ambush de Keylor Navas en su presentación con el Real Madrid mostrando ropa interior de Calvin Klein fue un acto de pura casualidad o que la asistencia de Boateng y Götze calzando zapatillas de Nike en la visita a la sede de adidas en Estados Unidos se debió también a los designios del azar. Para todos los demás, la posibilidad del contrato a firmar con Under Amour como una de las 300millones de razones que tiene Durant para renunciar al Mundial con la selección es una cuestión más que sugerente para ello.