Los malos resultados de Puma le hacen replantearse sus patrocinios deportivos

0

En el día de ayer, la marca alemana Puma hizo públicos sus resultados correspondientes al ejercicio 2012, unos resultados que aún cuando son positivos, no hacen más que mostrar el enorme descenso en sus beneficios con respecto a temporadas anteriores, lo que está llevando a la compañía a replantearse su estrategia de patrocinios deportivos para centrarse en aquellos sectores donde su rentabilidad esté más que garantizada.

El gigante de la ropa deportiva Puma presentó en el día de ayer unos datos que tenían una doble interpretación. Por un lado, desde el punto de vista positivo, Puma presentó en el año 2012 un record en cuanto a su facturación, que aumentó un 8,4% hasta la cifra record de los 3.270 millones de euros, amparada sobre todo en el enorme proceso de reestructuración y reducción de costes en el que se haya inmersa en la actualidad la firma alemana.

Sin embargo, los mismos datos ponían de manifiesto, analizados desde el punto de vista negativo, una drástica caída en sus beneficios, que alcanzaron en 2012 los 70 millones de euros, esto es, casi 160 millones de euros menos que lo obtenido en el mismo periodo en el año 2011, y fruto, principalmente, de los enormes costes de la puesta en marcha del proceso de reestructuración y reducción de costes del que hablábamos anteriormente.

Y aunque dentro de la casa alemana se pretende dar una visión optimista a las cuentas, las mismas han hecho que Puma se esté replanteando su futuro dentro del patrocinio deportivo para orientarse hacia sectores de negocios en los que haya garantías de obtención de beneficios. Así, el patrocinio de equipos de la Copa América, como Oracle, actual campeón, o la Vuelta al Mundo de Vela parecen tener los días contados en la compañía, al igual que ocurre con la Federación de Rugby de Irlanda, a la que Puma avisó en el mes pasado su cese como uno de sus principales patrocinadores.

El objetivo es tratar de cerrar este tipo de acciones marketing, el patrocinio deportivo, para contrarrestar la caída de sus ganancias y centrarse en la venta de artículos deportivos como camisetas o zapatillas que sean atractivas para el consumidor de los Estados Unidos, Europa o China.

Su presidente ejecutivo hasta el próximo mes de marzo, fecha en la que abandonará el cargo, Franz Koch, ha manifestado al respecto que es necesario la realización de una serie de ajustes para volver a situar a la compañía en la senda del éxito, algo que, no obstante, recalcó tardaría aún algún tiempo en llegar, anticipando que se necesitaría todavía tiempo para ver el resultado de las medidas que están adoptando.