Los Green Bay Packers presentan record de ganancias en sus cuentas anuales

0

Una de las grandes peculiaridades de la NFL es contar con una única franquicia de titularidad pública, hecho éste que recae sobre la tercera franquicia más antigua de toda la NFL y, motivo por el cual, cada año se ve obligada a presentar un informe sobre sus cuentas anuales. Y el del año pasado no hace más que dar motivos de alegría para los aficionados de Green Bay, dueños reales de la franquicia.

Una de las reglas de la NFL exige que al menos haya un propietario que controle, como mínimo, el 30% de las acciones de la franquicia en cuestión. La realidad es que en muchas ocasiones sólamente existe un único propietario que controla toda la franquicia. Sin embargo, desde hace ya tiempo, una franquicia se ha saltado a la torera ese requisito y presenta la peculiaridad de que su propiedad recae en l a ciudad de Green Bay y sus ciudadanos, beneficio de la ciudad y todas las utilidades se reinvierten en el equipo y la ciudad.

Y motivado por ello, es necesario una rendición de cuentas anuales por parte de la administración acerca de la evolución del equipo. Y sus números son, realmente, muy positivos. Así, en el último informe anual, las ganancias de la franquicia se incrementaron más de un 25%, cuya justificación hay que encontrarla en las palabras del presidente de la franquicia, Mark Murphy: “Hemos tenido otro importante y exitoso año en lo deportivo, siendo el cuarto año en el que hemos logrado estar presentes en los playoffs, ganando de manera consecutiva dos campeonatos de la NFC Norte. Nuestros socios televisivos y patrocinadores se unen a largo plazo con nosotros lo que nos permite un mayor margen de maniobra”, señaló.

Qué duda cabe que en esos impresionantes números también tienen que ver, y mucho, el éxito en la venta de entradas: tienen vendidas por anticipados las entradas de los próximos cinco años. De hecho, hay personas que se inscriben en listas de espera para poder ocupar plaza en la venta de entradas. La propia idiosincrasia de la franquicia tiene todo establecido de que vaya a sus propietarios, al pueblo. Hasta el punto de que, en el supuesto caso de que un desastre afectara a la ciudad y la comunidad no pudiera hacerse cargo del equipo, la franquicia pasaría, en partes iguales, a manos del ejército de salvación, la policía y el cuerpo de bomberos del estado de Wisconsin.