Los ‘gallos’ de Cruyff también se cuelan en el vestuario del Real Madrid

0

Yo no pondría dos jefes en el mismo barco… hay que aprender del pasado” – Johan Cruyff dixit. Estas afirmaciones las realizó el ex técnico del FC Barcelona justo antes del desembarco del brasileño Neymar en el conjunto catalán. Y, mientras todo el mundo hablaba de los posibles problemas que podría haber en el conjunto azulgrana con dos jugadores como Messi y Neymar, el holandés se refería más bien, tal y como vimos ya en MD, a la influencia que sus dos patrocinadores principales, adidas y Nike, podrían ejercer en el buen clima entre ambos.

Así, el flaco no fijaba la pelea entre los dos jugadores dentro del rectángulo de juego o en la convivencia del día a día sino más bien fuera de los mismos. Y para ello, fijaba el punto de mira del supuesto caso en dos grandes marcas: las multinacionales norteamericana y alemana Nike y adidas: “No es por los chicos, es Nike y Adidas. Si piensas un poco más lejos,
ves los problemas que pueden venir, pero espero que no. De ellos es lo
mínimo, pero después están los contratos
“, aclaró cuando se le volvió a preguntar por el asunto.

Como decíamos entonces, la cuestión en sí no debería ser un asunto baladí en Can Barça. El argentino es uno de los grandes iconos publicitarios de la marca alemana mientras que el brasileño está a punto de coger el testigo de otros grandes cracks dentro de la firma norteamericana, siempre con el Mundial de Brasil 2014 al fondo. Ambos ingresan por sus derechos de imagen con ambas entidades una cuantía que poco tiene que envidiar a la que les aporta el club.

Para arrojar más sal a la herida, nos encontramos una situación en la que la firma Nike es sponsor del club, por lo que
se puede dar una situación insostenible más propiciada por las marcas
que por los propios jugadores para tratar de sacar el mayor provecho
posible a la relación. Los norteamericanos han visto, casi
impasiblemente, como adidas se apropiaba una y otra vez de los logros
del FC Barcelona a través del jugador referencia del club, el argentino Messi. A cada Liga
conquistada, a cada título ganado, siempre se unía a la felicitación de
Nike la que realizaba adidas a través de Messi, con lo que ello suponía
de exposición mediática de los alemanas gracias a Messi y al FC Barcelona.
Ahora, con la llegada de Neymar, Nike parece haber encontrado la horma del zapato
de adidas: ya tiene un jugador tan mediático o más que Messi en el
mismo club que Messi y que futbolísticamente, en principo a priori, no
tendría nada que envidiar a Messi.

Pero eso era en el FC Barcelona. Ahora, como si un paralelismo absoluto dominara el destino de ambas entidades, esos dos gallos de los que alertaba Cruyff se han colado también en el vestuario del gran rival del conjunto azulgrana, el Real Madrid, pero en sentido inverso. Así, si en el cuadro azulgrana Nike era el sponsor técnico del cuadro catalán, en el madridista es su gran rival adidas, que, al igual que ocurría con la entidad blaugrana, no dejaba de ver con recelo como cada título ganado por el gran embajador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, era aprovechado por Nike, sponsor personal del luso, para apropiarse del triunfo y ganar exposición mediática gracias al jugador y al Real Madrid, recordemos, club adidas.

Ahora, con la llegada de Bale, las fuerzas, al igual que ocurre en el FC Barcelona con la llegada de Neymar-Nike al cuadro catalán, tienden a igualarse. O a complicarse, según se mire. Con el jugador galés, jugador adidas al que la marca alemana apremia para renovar su relación actual tal y como comentamos en MD, adidas, al igual que le ocurre a Nike con Neymar, encuentra un punto de apoyo en el que poder contrarrestar los ataques que Nike, a través de CR7, realizaba en el conjunto blanco. Con Bale en el vestuario, las fuerzas se igualan y a cada triunfo madridista que trate de ser aprovechado por Nike con la figura de CR7 adidas siempre podrá contrarrestar con el segundo jugador más mediático de la plantilla blanca, cosa que hasta ahora difícilmente tenía en su mano.

Dos situaciones iguales. Dos escenarios semejantes. En definitiva, los gallos de Cruyff también se han colado en el vestuario del Madrid.