Los ‘gallos’ de Cruyff no son Neymar y Messi sino Nike y adidas

0

 “Yo no pondría dos jefes en el mismo barco… hay que aprender del pasado”. Así se despachaba Johan Cruyff, toda una institución en el FC Barcelona cuando el pasado mes de mayo era preguntado sobre la posibilidad de que Neymar compartiera club con el argentino Messi.

La repercusión de estas declaraciones no se hicieron esperar. Rápidamente corrió como un reguero de pólvora las manifestaciones del holandés dando a entender lo que muchos pensaban: que no es bueno tener dos gallos en un mismo gallinero. La polémica afirmación de Cruyff se interpretó de inmediato como un peligroso cóctel de egos entre dos figuras futbolísticas a nivel mundial que, a poco que se torciera la historia, podría traer un peligroso resultado: que el club sufriera de manera directa la posible mala relación entre ambos.

Sin embargo, Johan Cruyff, casi un mes después de esas manifestaciones y una vez confirmado el fichaje del brasileño por el FC Barcelona, ha querido aclarar las mismas e identificar como ‘sus’ gallos a dos grandes firmas de ropa deportiva que visten, cada una de ellas, a un jugador.

Así, el flaco no fija la pelea entre ambos dentro de los terrenos de juego sino más bien fuera de los mismos y fija el objetivo de la responsabilidad del supuesto caso en dos grandes marcas: Nike y adidas: “No es por los chicos, es Nike y Adidas. Si piensas un poco más lejos,
ves los problemas que pueden venir, pero espero que no. De ellos es lo
mínimo, pero después están los contratos
“, aclaró cuando se le volvió a preguntar por el asunto. Y no debe de faltarle razón.

Messi es uno de los iconos publicitarios de la marca alemana adidas. Su poder mediático unido a su excelso rendimiento dentro de los terrenos de juego ha propiciado que sus ingresos por derechos de imagen se multiplican proporcionalmente a su dominio sobre el fútbol mundial. Las marcas comerciales se pelean entre ellas por conseguir ubicar su firma al lado de la del jugador del FC Barcelona. Pero entre todas, una lleva la delantera: la alemana adidas, sponsor principal y personal del astro argentino.

En el lado opuesto, Neymar. Su capacidad mediática deja muchas menos dudas en cuanto a su rentabilidad que la que podría arrojar, a día de hoy, su rendimiento deportivo, sobre todo en aquellos que ponen en duda la misma para un jugador que aún no ha debutado en Europa ni en la Liga BBVA, una liga exigente por sí misma que ubicará en el panorama futbolístico la grandeza deportiva del jugador o, por el contrario, lo arrojará a la mediocridad de un jugador normal. Sin embargo, como decimos, desde el punto de vista mediático es todo lo contrario. El jugador se ha convertido en referencia a nivel mundial y, lo mismo que con el argentino, las marcas comerciales se pelean por incorporarse a su portfolio. Pero, como también ocurría con Messi y adidas, en Neymar una marca lleva la voz cantante, la norteamericana Nike, que lo ha convertido de la noche a la mañana en referencia de la firma, más ahora si tenemos en cuenta la próxima celebración en Brasil del Mundial 2014 hasta el punto que hasta el ahora icono, el portugués Cristiano Ronaldo, ha quedado relegado a un segundo plano.

Pero, ¿son ciertos los temores de Cruyff, habría al menos que considerarlos? Pues debería ser lo mínimo que tendría que hacer el FC Barcelona. Para arrojar más sal a la herida, Nike es sponsor del club, por lo que se puede dar una situación insostenible más propiciada por las marcas que por los propios jugadores para tratar de sacar el mayor provecho posible a la relación. Los norteamericanos han visto, casi impasiblemente, como adidas se apropiaba una y otra vez de los logros del FC Barcelona a través del jugador referencia del club, el argentino Messi. A cada Liga conquistada, a cada título ganado, siempre se unía a la felicitación de Nike la que realizaba adidas a través de Messi, con lo que ello suponía de exposición mediática de los alemanas gracias a Messi y al FC Barcelona.

Ahora, con la llegada de Neymar, Nike parece haber encontrado la horma del zapato de adidas: ya tiene un jugador tan mediático o más que Messi en el mismo club que Messi y que futbolísticamente, en principo a priori, no tendría nada que envidiar a Messi.

Por lo tanto, de la capacidad del FC Barcelona para reconducir los egos no de los jugadores si no de estas dos grandes marcas dependerá, y mucho, la salud de la relación entre los mismos. Porque como dice Cruyff, aunque confía que entre ellos no haya problemas, “…después están los contratos.”