Los fans del United en el extranjero, claves en su futuro

0
  • El dudoso deambular en el ámbito deportivo del club de Manchester motiva a la entidad a buscar alternativas a un posible nuevo fracaso deportivo que pueda repercutir, de manera negativa y mucho más severa, en la economía del club
  • En este sentido, el Plan B
    de los Diablos Rojos pasa por consolidar y evitar la pérdida de su masa de fans en todo el mundo que pueda restar atractivo a la entidad de cara a sus patrocinadores

Hace algo más de año y medio que el sempiterno Alex Ferguson anunció su retirada de los banquillos de manera definitiva, una salida que propició un auténtico maremoto en el Manchester United del que aún trata de recuperarse y que, en opinión de los expertos, llevará años para volver a ser la entidad que en su día fue la envidia deportiva (y también extradeportiva) de media Europa.

Hoy, más de 15 meses más tarde y tres entrenadores después, el United continua pugnando por volver a ser el que fue, y no sólo dentro del apartado estrictamente deportivo. El ámbito extradeportivo, el estrictamente vinculado al marketing y los negocios que constituyen la base de sus finanzas, se antojan igualmente clave en el devenir de la entidad británica, que a la vista de los resultados que está consiguiendo sobre el terreno de juego, se ve avocada a fijar su estrategia en otro ámbito diferente a aquel en el que hasta ahora se mantenía.

Los pobres resultados y su reflejo en las cuentas del club

La marcha de Ferguson de la entidad fue un enorme golpe para la entidad, un golpe que tuvo su primer reflejo a nivel deportivo. La apuesta por uno de los entrenadores revelaciones hasta entonces en la Premier League, el ahora técnico de la Real Sociedad de la Liga BBVA, David Moyes, no produjo unos resultados muy por debajo a los esperados, hasta el punto que el club, por primera vez en muchos años, no logró clasificarse para ninguna competición europea en la presente temporada.

A nivel extradeportivo, centrándonos en las finanzas del club, la retirada del entrenador escocés también tuvo su repercusión. Su anunció ya provocó desde el primer momento un importante movimiento sísmico en las cuentas del club británico, que vio como las acciones del club en la Bolsa de Nueva York llegaban a caer hasta un 3% al cierre de la jornada en la que se anunció la marcha de Ferguson. Y esto no era más que el principio. El anuncio de la llegada de Moyes al club no logró levantar excesivamente los ánimos de los inversores, que quizás esperaban la llegada de un entrenador mucho más mediático que mantuviera al club y su fama en el candelero de la actualidad. Si a esto le sumamos la pobre actuación del equipo sobre el terreno de juego, con su no clasificación como decimos para ninguna competición europea, la salida de Ferguson tuvo un impacto negativo en la economía del club muy severo valorado en millones de euros que dejarían de llegar al club por su no participación en la Champions League.

adidas y Chevrolet maquillan los números

El importante golpe recibido por las arcas del club quedó inicialmente disimulado por la entrada en vigor de dos acuerdos de importancia vital, más en esta situación, para el club británico: por un lado, se ponía en marca el acuerdo firmado tiempo atrás entre Chevrolet  y el Manchester United para hacerse cargo del patrocinio de la camiseta del club por una cifra que rondaba los 60 millones de euros al año. Por otro lado, adidas confirmaba que, a partir de la temporada próxima, llegaría al club para sustituir a Nike como sponsor técnico del club a cambio de casi 100 millones de euros al año.

En definitiva, más de 150 millones de euros anuales que venían a poner freno a la sangría que la no presencia en Europa del club podría haber provocado en las cuentas del Manchester y que le ha permitido maniobrar durante el pasado periodo de fichaje con la llegada de jugadores como Di Maria o Radamel Falcao, entre otros, a golpe de talonario. Sin embargo, la situación no es tan halagüeña como pudiera parecer. El nivel deportivo de los Red Devils sigue sin ser el que fuera durante la etapa de Ferguson y su clasificación para la Champions del año que viene, a pesar de que llevamos pocas jornadas de liga, no deja de ser puesta en duda por los especialistas de la Premier, lo que ha llevado al club de Manchester a adoptar medidas cautelares ante posibles contingencias que se pudieran presentar a nivel deportivo.

Los fans del United en el extranjero, claves en su futuro

La no clasificación en puestos de Champions para la máxima competición continental de la temporada que viene motivaría, además de la pérdida del dinero procedente de dicha competición, la reducción sustancial del contrato con adidas, que ha condicionado su megacontrato con el United a la presencia del club entre los cuatro primeros equipos de la Premier League que dan derecho a la disputa de la competición organizada por UEFA, hasta el punto de quedar seriamente reducida la cuantía que debería aportar al club en caso de no clasificarse en más de 30 millones de euros.

Ante tal perspectiva (el United es en la actualidad cuarto clasificado pero a tiro de piedra de sus perseguidores, hasta cinco en total, que están a una victoria tan sólo de alcanzar a los Diablos Rojos) el club ha comenzado a preparar su Plan B para evitar una posible situación como la que se pudiera dar a final de temporada. Y esa nueva estrategia, ese plan B, pasa por consolidar (si puede ser incrementarla) su estructura de fans a nivel internacional. El United es uno de los clubes con una mayor comunidad de seguidores a nivel mundial (se habla de casi 700 millones de seguidores en todo el mundo) y el riesgo que corre el club es comenzar a perder esa inmensa fuente de riqueza para la entidad como consecuencia de sus pobres resultados deportivos.

El Manchester United es la entidad que más explota un nuevo tipo de patrocinio surgido hace tan sólo unos años: el de los regionals partners, un patrocinio que le reporta al club una importante suma de dinero de manera anual y que basa su existencia en esa masa social que el club tiene por todo el mundo y que convierte a la entidad en un importante reclamo para los patrocinadores y marcas comerciales de otras latitudes, que no dudan en desembolsar importantes sumas de dinero para convertirse en patrocinadores oficiales del club en su territorio. Esta situación podría cambiar considerablemente si el rendimiento del club decae, por lo que el club, ante esta posible realidad, apuesta por seguir fomentando y consolidando la misma con importantes estrategias para dichas zonas. Así, en el club no dudan que una de las medidas a realizar en los próximos años es la de potenciar y fomentar la presencia del club en giras por zonas como Asia, con mayor número de seguidores del club, para evitar una posible huída de los mismos que, en definitiva, venga a repercutir en el atractivo y potencial del club para esos regional partners, que se aventura como fuente alternativa de ingresos para un posible y nuevo descalabro a nivel deportivo de los Diablos Rojos, lo que le convertiría en un elemento clave para tratar de minusvalorar al máximo el enorme impacto negativo que dicho nuevo fracaso podría tener, y ahora con más incidencia, en las arcas del club.