Los escándalos de Qatar 2022 postulan a Japón

0

Sobornos, problemas en las infraestructuras, compras de votos, condiciones laborales insalubres… El Mundial de Qatar 2022 se está volviendo un auténtico quebradero de cabeza para unos dirigentes, los de la FIFA, que ahora, a la vista de las dimensiones que está adquiriendo el escándalo, se rasgan las vestiduras acerca de cómo se pudo haber elegido de manera tan inadecuada dicha sede.

Aún quedan 8 años, un largo periodo en el que incluso hay otro Mundial de por medio, el de Rusia 2018, pero sin embargo se habla casi más del Mundial qatarí que el que se celebrará de aquí a cuatro años en Rusia, otro evento no obstante no exento de polémica. Pero las dimensiones que están adquiriendo las polémicas del Mundial de Qatar, con muchas dudas acerca de la limpieza de su elección, con noticias en prestigiosos diarios internacionales en los que acusan a reputados miembros de FIFA de cobrar cantidades más que importantes de dinero por decidir su voto a favor de Qatar, acusaciones extensibles también a importantes personalidades de la política y los negocios incluso que salpican a Francia, con organizaciones defensoras de los derechos de los trabajadores que acusan a las autoridades qataríes de vulnerar las más simples normas de observación y respeto para tales derechos, con unas condiciones de trabajo tildadas por muchas organizaciones como de exclavitud, han provocado que las voces que discrepan de la oportunidad de elegir dicha sede sean cada vez más.

Y ante la posibilidad de que FIFA se replantee la situación, sobre todo si las críticas y las polémicas arrecian a partes iguales en estos ocho años, las autoridades japonesas ya han salido al paso para ofrecerse a la FIFA como organizadores del evento futbolístico como alternativa a Qatar. Así lo ha manifestado públicamente Kuniya Daini, presidente de la Federación Japonesa de Fútbol, que ha manifestado que su país estaría más que capacitado para albergarlo, sobre todo porque muchas infraestructuras ya estarían construídas como consecuencia de la celebración de los Juegos Olímpicos de Verano tan sólo dos años antes, en 2020.

Aunque en FIFA no se han pronunciado ni ante este ofrecimiento ni ante la posibilidad de sancionar duramente a Qatar y cortar por lo sano quitándoles la organización del Mundial, a buen seguro que habrán tomado nota acerca de la predisposición de los japoneses como primera alternativa al Mundial de Qatar.