Los derechos de imagen podrían ser el motivo de la tristeza de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid

0

Hace un par de semanas, el portugués Cristiano Ronaldo conmocionó al madridismo con unas declaraciones que dieron la vuelta al mundo: “Estoy triste”. La interrupción de la Liga consecuencia de los compromisos de selecciones nacionales y el affaire Mourinho-Sergio Ramos, ha echado tierra encima de esa ‘tristeza’ que a día de hoy sigue sin aclararse. Sin embargo, cada vez se van conociendo más detalles sobre el motivo que la causa.

Y aunque el portugués ha manifestado por activa y por pasiva que no se trata de una cuestión de dinero, la causa bien podría tener una relación muy directa con asuntos pecuniarios. Y es que, efectivamente, parece ser que el portugués no ha solicitado aumento de sueldo al club. Al menos, directamente. Porque, según diversos medios de comunicación, si bien el crack luso no ha pedido aumento de sueldo, sí podría haber solicitado a Florentino Pérez ser dueño del 100% de sus derechos de imagen.

Hay que recordar que, el crack portugués, al igual que ocurre con la mayor parte de las grandes figuras que llegan al Real Madrid, en el mismo momento de firmar, ceden la propiedad de sus derechos de imagen en un porcentaje que suele variar según cada jugador, al club blanco. Así, en el caso concreto de Cristiano Ronaldo, nada más firmar por el conjunto que preside Florentino Pérez, ‘renunció’ al 40% de sus derechos de imagen, que cedió voluntariamente en base a dicho contrato, al club merengue. De este modo, todos los ingresos que genere el astro portugués en cuestión de derechos de imagen, le corresponden en propiedad el 60% de los mismos. Así, lo que pretende ahora el portugués y sus representantes es que, ese 40% que está en manos del conjunto blanco, vuelva a su dueño, es decir, a Ronaldo, para poder gestionar el 100% de los mismos de manera directa y personal.

Y no es asunto baladí el tema. Cristiano Ronaldo genera, a través de su imagen, la nada despreciable cantidad de casi 40 millones de euros anuales, ingresos que comparte en esa relación con el Real Madrid según datos obtenidos del año 2011, lo que supone un pellizco nada despreciable de más de 16 millones de euros aproximadamente para las arcas del club madridista, importe que el Real Madrid no está dispuesto a renunciar.

Y no sólo por la alta cuantía que esos derechos suponen para el club blanco, sino por el hecho de que, ceder a las peticiones de Ronaldo supondría abrir un foco de tensión con el resto de jugadores del primer equipo que, en un porcentaje mayor o menor según los casos, también tienen cedidos una importante cuota de sus derechos de imagen al club.

Sin embargo, hay alguna peculiaridad más en todo este entramado. En el Real Madrid creen que ya han cedido bastante al portugués. Y me explico. En el contrato que el crack luso firmó con el Real Madrid, el club blanco ya hizo una concesión al jugador y sus representantes en este sentido. Y es que, a diferencia de lo que ocurre con otros cracks en el cuadro blanco, en el mismo se estipula que el club no percibirá ninguna retribución de los acuerdos comerciales que el jugador hubiera suscrito con anterioridad a su fichaje por el club de Chamartín, es decir, anteriores al año 2009.

Así las cosas, la postura del jugador fue clara en este sentido y, de hecho y curiosamente, desde ese año, el jugador apenas ha firmado ningún contrato más con nuevas compañías. Tan “sólo” se ha limitado a reforzar vínculos a través de los acuerdos que ya tenía firmados antes de fichar por el Real Madrid, es decir, firmados bajo su etapa en el Manchester United, un lastre que desde el Real Madrid ven más en una actitud poco “noble” del jugador hacia su actual club, pues consideran que el cuadro blanco podría ingresar mucho más por este concepto de no estar de por medio esta estudiada estrategia del portugués. Motivo a sumar, por lo tanto, para obviar la petición del portugués de recuperar el 40% de sus derechos cedidos al club.

Pero en todo este lío hay aún más. La empresa que dirige el representante del jugador, Jorge Mendes, la conocida y afamada Gestifuse, cuando se firma el contrato en el año 2009, introduce una cláusula que no gusta nada al Real Madrid. Y es que, para compensar esa cesión de los derechos del jugador al club blanco, Gestifuse “mete” una cláusula especial en el contrato por la cual, y para compensar esa pérdida de ingresos que tendrá el jugador por derechos de imagen, la compañía se asegura un altísimo porcentaje en conceto de comisión ante cualquier renovación del crack portugués con el Real Madrid.

Y en este tira y afloja nos encontramos. La intención de Florentino Pérez, ante los innumerables cantos de sirena que está recibiendo el jugador, no es otra que la de renovar, y cuanto antes, al jugador portugués, pero conscientes de que tendrían que abonar una importante comisión a Gestifuse (que en último caso iría al jugador vía indirecta, al menos una importante parte, para compensar esa pérdida de los ingresos por derecho de imagen), solicitan a Ronaldo y a su representante, que el jugador comparta con el Real Madrid parte de los beneficios que sigue generando como consecuencia de esos contratos comerciales firmados con anterioridad a su fichaje por el club de Florentino Pérez. Gestifuse y Ronaldo, por el contrario, lejos de amilanarse, aceptan eliminar un alto porcentaje de esa comisión siempre que una parte importante de ese porcentaje de derechos cedidos, 40%, vuelva a ser posesión del jugador luso, conscientes que esta importante cesión de derechos le lastra a la hora de firmar nuevos acuerdos comerciales, sobre todo sabiendo que casi la mitad de esos nuevos ingresos irán a las arcas del club madridista.

En definitiva, este, a grandes rasgos, podría ser el motivo de “tristeza” al que alude Cristiano Ronaldo y que le lleva a chocar directamente con el máximo representante madridista. Un problema de difícil solución.