Los británicos dudan que Londres 2012 repercuta de manera significativa en la economía

0

La grave situación económica que se vive a nivel mundial parece ser un enorme y pesado lastres para unos Juegos en los que el país organizador deposita grandes esperanzas para su economía.
En plena época de recesión económica a nivel mundial, pocos, expertos y ciudadanos de a pie, son los británicos que consideran que la celebración de los Juegos repercutirá de manera positiva en su economía.

Tal es así que pocos confían en que la enorme inversión que han tenido que realizar las autoridades británicas para la construcción de nuevas instalaciones y la adecuación de las ya existentes, además de reformar las vetustas rededes de comunicación y transportes inglesas, que han fijado el presupuesto de los Juegos en algo más de 20 mil millones de euros, puedan ser correspondidas en forma de retorno económico sobre la propia economía inglesa.

Samuel Tombs, de la consultora Capital Economics, fija el beneficio que dejarán los Juegos sobre la economía británica en poco más del 1% del PIB, con el agravante de que esa modesta cifra está calculada en relación al impacto que tendrán los Juegos en varios años y no únicamente en el año en el que se produce el evento. Así, las malas cifras llevan a realizar estas afirmaciones. Desde el Consejo de Turismo británico pocos creen que la celebración de los Juegos conlleve o atraiga a más turistas: “Esperamos el mismo número de visitantes extranjeros que el año pasado en las mismas fechas”, manifestó David Leslie, portavoz de VisitBritain. Pero es que además, de los casi 300.000 empleos que, directa o indirectamente, se estiman puedn traer los Juegos, más del 90% corresponden a contratos temporales que finalizarán durante o tras los propios Juegos, algo insuficiente para reactivar un mercado laboral, el de los jóvenes, con unas cifras que consideran escandalosamente altas.

Así, con todos estos datos, no es de extrañar que algo más del 51% de los ciudadanos consultados por el diario The Independent no considere que los Juegos vayan a generar un rendimiento al menos igual a la inversión realizada para su celebración. Por eso, todos los esfuerzos desde las autoridades británicas están orientados en dos frentes ahora mismo: por un lado, la promoción de los Juegos a nivel internacional para captar el mayor número de turistas posibles que logren equilibrar un poco la balanza económica en cuanto a relación inversión-rendimiento de los mismos. Por otro lado, tratar de convencer a la sociedad que el enorme esfuerzo realizado por el gobierno británico, en una época en la que continuamente se solicitan a su vez esfuerzos a los ciudadanos, ha merecido la pena y ha supuesto el punto de partida para el relanzamiento de la economía británica. Pero para muchos expertos la situación es clara y sencilla: probablemente de estos dos objetivos, el primero lo pueda alcanzar de modo más o menos inmediato. El segundo, sin embargo, conllevará una labor de concienciación y trabajo mucho más minuciosa y elaborada, aunque son críticos con la situación: ‘dificilmente lograrán hacer ver a los ciudadanos una realidad que difiere mucho de la que viven día a día los británicos. Admitámoslo: los Juegos no generarán lo que van a costar”, sentenciaron.