Los aficionados del Hull británico, indignados con adidas

0
check out the best free wordpress themes

Suele venir siendo lo habitual en los últimos tiempos. Las grandes marcas de ropa deportiva, acaparadoras del mercado de la sponsorización técnica en todo el mundo, diseñan exclusivas camisetas para los grandes y mediáticos clubes de todo el mundo mientras que para aquellos que, podríamos considerar, están en un escalafón mediático inferior a esos mencionados (que no deportivo quizás), les aportan una serie de kits que, en el mejor de los casos, corresponden a modelos de su muestrario particular.

Sin embargo, hay veces donde la falta de previsión e imaginación de estas grandes multinacionales lleva a la indignación a los aficionados. Y ese caso suele suceder cuando en un mismo país e incluso en una misma competición, dichas firmas no tienen reparo alguno en suministrar el mismo diseño para escuadras diferentes, variando tan sólo el color y el escudo del equipo en cuestión.

Este hecho, como decimos, unido al alto precio de dichas prendas, ha comenzado a provocar la indignación en más de un aficionado, motivo por el cual las marcas afectadas (y por qué no también, quizás, las no afectadas), deberían tomar buena nota del asunto sino quieren que el tema les acabe por estallar entre las manos.

Así, hace relativamente poco tiempo nos despachábamos en MD con la indignación de los aficionados del Athletic de Bilbao que comprobaron in situ como, para el año de debut de Nike junto con el conjunto bilbaíno, la firma había elegido unos diseños que eran copias de los utilizados por el Almería, de la segunda división española, o por su rival en la Liga BBVA, la Real Sociedad, para el caso de la primera equipación, o bien del Everton inglés para el caso de la segunda.

Ahora la crispación ha pegado el salto a las islas. Y se ha enrolado concretamente en los aficionados de un recién ascendido a la Premier para la temporada que viene, el Hull británico. Así, estos seguidores han podido comprobar que, además del alto precio que deben pagar por la camiseta del club de sus amores, 45 libras, más de 50 euros, motivo ya más que suficiente para mostrarle a la compañía su disconformidad, también han visto como la marca alemana adidas, que es la compañía que ejerce las labores de la sponsorización técnica del club, ha utilizado un kit exactamente igual al facilitado por la firma a otros conjuntos del fútbol británico, como bien pueden ser el Bolton o el Suderland, con el único cambio como decíamos antes de los colores y el escudo en cuestión.

Las explicaciones dadas por estas grandes multinacionales al respecto, lejos de apaciguar los ánimos de estos sufridos seguidores, los han calentado aún más. Entre sus argumentos para esta estrategia, estas multinacionales afirman que, evidentemente, los diseños responden a sus catálogos para cada temporada, dando a entender que la exclusividad en los uniformes cuando de diseño hablamos queda reservada casi de manera única a los grandes clubes, lo que ha encendido aún más a los aficionados afectados.

Es en estos momentos cuando cabe preguntarse si estas compañías, tan sumamente profesionalizadas, conocen algo de la filosofía, historia y tradicción de los clubes a los que patrocinan, puesto que con sus actitudes dan a entender, en la mayoría de los casos, una cierta falta de respeto hacia el sentimiento de miles de aficionados que, se preguntan, como ahora los del Hull, si nadie en estas firmas se ha parado a pensar en lo que significa la identidad de un club, por grande o pequeño que éste sea. ¿Os imagináis que la camiseta del Real Madrid fuera exactamente igual a la utilizada por otros conjuntos adidas, como el Bayern o el Milan? ¿Qué pasaría por la cabeza de los aficionados al FC Barcelona al comprobar que el diseño de su camiseta es un calco del utilizado por Nike para otros clubes como bien pudieran ser el Inter o la Juventus?

El mercado de las camisetas mueve millones de euros todos los años. De esta ingente cantidad de dinero, una parte importante pasa a engrosar las arcas de esas multinacionales mientras que otra parte muy importante va a parar a la tesorería de los clubes, que conocedores de este hecho, dan cada vez mucha mayor importancia a la sponsorización técnica. Conocido esto pues por ambas partes, cuesta creer que nadie, ni en los clubes ni en las firmas comerciales, se haya parado a pensar en la importancia que estas camisetas, que estos diseños tienen para sus aficionados.

Es evidente que con dedicarle apenas cinco minutos, se ahorrarían muchos disgustos y críticas, bien sean de los aficionados del Athletic de Bilbao, tal y como comentábamos hace algunas semanas, bien sean de los aficionados del Hull, como sucede en estos días. Si no lo hacen, corren el riesgo de extirpar una parte importante de la gallina de los huevos de oro.