Río 2016 no quiere que sus gradas presenten el aspecto de Londres 2012

0

El preocupante aspecto que presentan las gradas en los diferentes recintos deportivos en los que se celebran las pruebas olímpicas durante estos Juegos de Londres 2012 no es un tema que haya pasado desapercibido para los organizadores de los siguientes Juegos: Río 2016.

Uno de los principales problemas a los que está teniendo que hacer frente el LOCOG, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 es el desolador aspecto que presentan las gradas de determinados recintos deportivos durante la celebración de las pruebas. Aspecto que contrasta, y bastante, con el hecho de que la demanda de entradas para asistir a los Juegos estaba poco menos que desbordada. Pero la imposibilidad de hacerse con una de esas entradas por parte de los aficionados ha sacado a la luz un preocupante problema al que tienen que hacer frente tanto organizadores como el propio COI: el desastroso sistema de reparto de entradas para los Juegos. Así, hay que tener en cuenta que tanto el COI como el LOCOG destinan un porcentaje muy alto de dichas entradas a sponsors oficiales. Otro porcentaje, bastante elevado, se destina a los Comités Olímpicos Nacionales de cada país, donde a su vez realizan un reparto similar, concediendo la mayor parte de esas entradas a los sponsors oficiales de esos Comités Nacionales. Otra gran parte va destinada a actos protocolarios y altas personalidades, por lo que el porcentaje final que queda a disposición del aficionado es casi ridículo. Y fruto de todo esto es el lastimoso aspecto que presentan las gradas en muchos recintos durante estos Juegos.

Sin embargo, de toda esta lectura negativa está tomando muy buena nota el Comité Organizador de Río 2016, que no quiere verse envuelto en un caso similar al que está sufriendo Londres 2012 y que ya vivió en su día los anteriores Juegos, Beijing 2008.

Así, el Comité Organizador de Río 2016 ya está trabajando hombro con hombro con el COI para instaurar un sistema de reparto diferente al existente actualmente en el que predomine, por encima de cualquier otra cosa, el interés del aficionado, que será finalmente el que llene los estadios, prevaleciendo dicho interés sobre el que puedan tener las marcas y firmas comerciales que se conviertan en sponsors oficiales de Río 2016. En definitiva, lo que demandan los organizadores de Río 2016 es un reparto mucho más equitativo donde prime la figura del aficionado sobre la de los “compromisos” que los diferentes Comités Nacionales, incluído el Comité Olímpico Internacional, el C.O.I., puedan tener.

Desde el Comité Organizador de Río 2016 ya están estudiando, además, diversas fórmulas que vengan a complementar esa mayor puesta a disposición del aficionado final de entradas para los Juegos que finalmente se traduzcan en un mejor aspecto de las gradas de los recintos olímpicos donde se celebren las pruebas: “Tenemos en estudio la puesta en marcha de diferentes planes que complementen ese mayor número de entradas a disposición del aficionado y que permitan evitar ver imágenes tan desalentadoras en los graderíos como las que estamos viendo en Londres o las que pudimos ver en Beijing”, han manifestados fuentes internas del Comité Organizador de Río 2016. Uno de esos programas que se pondrán en marcha lleva por nombre “Llenar Estadios”, donde el objetivo, como su propio nombre indica, será incentivar a los aficionados a asistir a las pruebas.