Londres 2012: los recintos semivacíos vuelven a traer a la luz el escándalo de las entradas olímpicas

0

Los más habituales de MD estaréis al tanto ya del escándalo de la venta ilegal de entradas de Londres 2012 que ha salpicado de lleno al Movimiento Olímpico y que, indisimuladamente, el COI ha tratado de verter una fina columna de humo para no ahondar más en el asunto a pocos días de que se iniciaran los Juegos y que el mismo no llegara a más.

Para los que no estéis al tanto del mismo, resumiendo el caso, el escándalo se centra en la venta ilegal de entradas que altos miembros del COI y de algunos Comités Olímpicos Nacionales han estado haciendo de entradas oficiales de Londres 2012 dentro del mercado negro (Ver Artículo en MD). Este escándalo no vino si no a verter aún más confusión en el tema de las entradas olímpicas, algo por lo que el LOCOG fue duramente criticado por la ciudadanía británica al preguntarse quién iba a poder acceder a los Juegos si el LOCOG no ponía a la venta todas las entradas, en unas acusaciones más que directa sobre el hecho de que el LOCOG se estaba quedando con entradas para su posterior distribución (Ver Artículo en MD).

Y ahora que parecía que los esfuerzos tanto del LOCOG como del COI porque este asunto no pasara a mayores y se convirtiera en un escándalo de proporciones titánicas, nos encontramos con que, una vez comenzados los Juegos, muchos recintos olímpicos donde se celebran pruebas presentan un aspecto desolador en sus gradas, donde reinan los asientos vacíos de manera clara y rotunda. Ante este hecho, han sido las propias autoridades del gobierno británico las que han alertado de que pondrán en marcha una seria y dura investigación para aclarar qué es lo que ha pasado con las entradas que está motivando el lanzar una imagen de estadios desangelados, semivacíos y sin público. Así, el Ministro de Deportes británico, Jeremy Hunt, ha calificado de “muy decepcionante” el observar los numerosos asientos vacíos que se ven en competiciones tradicionalmente atractivas para el espectador y de gran demanda de entradas, como son las competiciones de natación, el tenis en Wimbledon, las competiciones de gimnasia o los partidos de deportes tan atrayentes en los Juegos Olímpicos como son el baloncesto o el voleibol, descargando todo el centro de atención de las críticas hacia el LOCOG, al que subrecticiamente parece lanzar la pregunta de “¿qué habéis hecho con las entradas?”.

El LOCOG por su parte ha manifestado que se trata de entradas puestas a disposición de medios de comunicación y autoridades que finalmente no han sido cubiertas, a lo que Hunt preguntó que si ello definitivamente es así, por qué no se han puesto nuevamente esas entradas a la venta con la enorme demanda que había de entradas procedentes de los aficionados. La cuestión no pasaría de ser algo meramente coyuntural si no rodeara al asunto el “tufillo” que proviene de las acusaciones de los escándalos de entradas que hemos explicado al principio, algo que tiene con la mosca detrás de la oreja a las autoridades británicas, que comienzan a verter de puertas hacia adentro una intranquila imagen de desconfianza sobre lo que haya podido realizar el LOCOG con las entradas.

Por de pronto, la decisión del LOCOG para solventar el problema no ha hecho más que arrojar más leña al fuego, al afirmar en un comunicado que planeaban ocupar los asientos vacíos con personal militar destinado dentro del Parque Olímpico y con maestros y alumnos locales de las zonas donde se celebren los Juegos, algo que ha indignado aún más si cabe a las autoridades deportivas británicas, que no logran salir de su asombro, a la par que ha sido bastante criticado por la prensa nacional al considerar que se está retrocediendo a los Juegos de Moscú 1980, donde el ejercito ruso estuvo presente de manera mayoritaria en las gradas para dar apariencia de recintos llenos.

Por de pronto, ya se están comenzando a ver militares en las gradas disfrutando de las competiciones y muchos ya ironizan sobre si no sería realmente éste el verdadero motivo por el que el Gobierno británico ha movilizado a tanto personal del ejército.