Londres 2012: Las marcas se plantean el apoyo a Liu Xiang tras el gafe que persigue al chino

0

El gafe que parece perseguir al corredor chino Liu Xiang no parece tener fin. Y es que las desgracias se acumulan en la carrera del atleta, centrándose además cual maleficio vertido sobre él en eventos y acontecimientos deportivos importantes de gran calado a nivel internacional.

Liu Xiang fue una de las grandes revelaciones en los Juegos Olímpicos de Atenas en el año 2004, alzándose con el oro olímpico en la prueba de los 110 metros vallas. A partir de ahí, la carrera del chino, que se presumía como meteórica, no ha parado de tener acontecimientos desgraciados.

El gran papel desempeñado por el vallista en los Juegos de Atenas y la disputa de los siguientes Juegos Olímpicos en Beijing en el año 2008 supuso que el deportista se convirtiese en objeto de deseo de muchas marcas comerciales, que vieron en Liu Xiang un diamante en bruto por explotar en términos comerciales dentro del gigante asiático. Marcas como BMW, Mini o Nike se adelantaron a sus rivales para convertir a Liu Xiang en su icono mediático en el país asiático, a tan sólo cuatro años vista de unos Juegos en los que el atleta era la gran estrella y la gran esperanza del atletismo chino. Sin embargo, la mala suerte comenzó a cebarse con el atleta chino cuando anunció minutos antes de la disputa de la ronda clasificatoria en los Juegos de Beijing su renuncia a disputar la misma debido a una lesión en el tendón de Aquiles. El jarro de agua fría que sufrieron sus sponsors oficiales fue, cuanto menos, equiparable al que recibió el propio atleta, y es que las firmas comerciales, que tenían celebrados importantes acuerdos y que habían invertido grandes sumas de dinero en publicidad con Liu Xiang, vieron como toda esa ingente cantidad de dinero, de esa inversión, se iba al traste y justo en el mayor acontecimiento deportivo a nivel mundial, los Juegos Olímpicos. Para más inri, los Juegos se celebraban en China.

No obstante, las marcas no abandonaron a Liu Xiang, y encontraron en los Mundiales celebrados en Daegu en el año 2011 como la gran reválida, no sólo para el atleta sino para ellas mismas, una nueva oportunidad que el destino ponía en sus manos, pero sobre todo, en las piernas de Liu Xiang, para retornar a una línea exitosa en la relación comercial con el corredor. Pero ese mismo destino no parecía querer congraciarse ni con las marcas ni con Liu Xiang, y el cubano Dayron Robles se disfrazó de fatalidad para el chino al desequilibrarlo cuando luchaba por alzarse con el título de campeón mundial.

A tan sólo un año de los Juegos, las marcas dieron una última oportunidad a Liu Xiang de congraciarse con ellas, en Londres 2012. Pero la fatalidad parece ir de la mano de la carrera de Liu Xiang, y nada más comenzar, tropieza con una de las vallas y queda eliminado en la primera ronda clasificatoria de la prueba. La caída, para colmo de males, podría haberle supuesto al corredor además la rotura del tendón de Aquiles de la pierna derecha. Y en ese mismo instante, con el horizonte de Río 2016 como un inalcanzable objetivo para dentro de cuatro años, las marcas han comenzado a dar un paso al lado en su relación con Liu Xiang. Y así, mientras Nike de puertas adentro ya ha afirmado que “esperábamos más”, otras marcas han lanzado mensajes de apoyo pero envueltos en el mar de dudas que genera el futuro en sus relaciones:  “Como el padre de los Juegos Olímpicos modernos, el Barón Pierre de Coubertin, dijo, lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar, sino participar. Aunque no ha ganado, ha luchado, Liu Xiang, lo ha logrado.” fue el mensaje de la cerveza Tsingtao en la red social china Weibo. Otros, sin embargo, como mini, lanzaron (a propósito?) una nueva campaña en la que apoyaban a Liu Xiang pero en la que la imagen gráfica “ironizaba” con la actuación del chino: “Acabé mi viaje, independientemente de los obstáculos que me encontré”, en la que se ve a un modelo de Mini derribando una valla.

Como quiera que sea, como dicen varios especialistas del sector, es más que evidente que uno de los principales damnificados de la mala suerte de Liu Xiang es su imagen a nivel comercial y, vista la cuesta abajo en la que ha entrado, con el reto de Río 2016 como una utopía, más pronto que tarde veremos el desfilar de marcas saliendo del portfolio de Liu Xiang.