Londres 2012: Enfrentamiento entre el LOCOG y G4S por las llaves de Wembley

0

Si bien el pasado viernes tuvo lugar la Ceremonia Inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 de manera exitosa, hubo un acontecimiento que a punto estuvo de convertir dicha ceremonia en un despropósito de irregularidades que bien pudieron dar al traste con la misma y que ha supuesto un enfrentamiento, el enésimo, entre el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012 y la compañía encargada de su seguridad, G4S, una de las más prestigiosas del mundo.

Bien hay que decir que las relaciones entre ambas entidades estaban ya más que deterioradas, sobre todo después del anuncio realizado por la compañía, apenas un par de semanas antes del inicio de los Juegos, de que no estaban preparados para asumir la seguridad del evento, manifestaciones que iban acompañadas del anuncio de la propia G4S de las pérdidas en las que
incurrirá por tratar de llevar a cabo su labor: nada más y nada menos
que entre 35 y 50 millones de libras, una horquilla de entre 45 y 65
millones de euros, son las pérdidas que ha estimado la compañía que va a
tener de un contrato valorado en 300 millones de euros y que le fue
adjudicado para hacerse cargo de la seguridad del evento. Este hecho alteró de manera sustancial las relaciones existentes entre el LOCOG y la compañía al colocar al Comité en el punto de mira de las críticas de la prensa británica y la prensa internacional y “obligando” al gobierno británico a desplazar un contingente de más de 3.500 militares más para hacer un total de 17.000 efectivos con el objetivo de hacer frente a esta nueva eventualidad surgida en cuanto a seguridad se refiere, lo que provocó repatriar a soldados destinados a países como Afganistán y a que otros cancelaran sus vacaciones (Ver Artículo en MD).

Y sin embargo, el pasado viernes se produjo un nuevo hecho que pudo dar al traste, no ya de manera definitiva a las relaciones del LOCOG y G4S sino que pudo poner en entredicho toda la reputación de Gran Bretaña y la propia Ceremonia de Apertura en sí. Y es que la compañía G4S está inmersa en un proceso de investigación por parte de Scotland Yard al perder las llaves del estadio de Wembley unos días antes de la Ceremonia Inaugural, lo que pudo provocar un auténtico bochorno para el LOCOG y un verdadero problema en la seguridad de los Juegos, motivo por el cual no se han empezado a hacer eco los tabloides británicos hasta el día de ayer.

La cuestión en sí no es un asunto que pudiera pasar como una anécdota más por varios motivos. El primero, por la propia seguridad. El simple hecho de que se hayan extraviado estas llaves, diseñadas con la más alta tecnología, motivó una reunión de las partes implicadas en la seguridad de los Juegos ante lo sorpresivo del asunto y ante las posibles motivos que se manejaba para dar una explicación a qué o quién podría querer las llaves y para qué. El segundo motivo, meramente económico. Este tipo de llaves utiliza una avanzada tecnología valorada en más de 51.000 euros. Por ambos motivos, se han destinado varios grupos de investigación a tratar de esclarecer lo antes posible los hechos, aunque todos los tiros apuntan a una negligencia por parte de G4S que, “simplemente, ha perdido las llaves”, confirmaban desde la propia Scotland Yard.

Sea como fuere, el asunto no es nada vanal y incluso grupos de investigación antiterrorista están siendo informados en todo momento sobre el asunto de unas llaves que, a día de hoy, cinco días después de la inauguración de los Juegos, siguen sin aparecer y que ha traído dos cosas claras: la ruptura casi total de las relaciones entre el LOCOG y G4S y lo irrisorio del caso, que ha puesto en el punto de vista de las críticas irónicas al LOCOG, a G4S y a toda la organización de los Juegos. Esperemos que sea nada más que lo que defienden desde Scotland Yard: “simplemente, las han perdido”.