Lo peor está por llegar

0

Lo peor está por llegar. Lo piensa y lo dice abiertamente adidas: lo peor está por llegar. Y lo hace sin ningún tipo de miramientos respecto al daño que estas afirmaciones pueden tener para la imagen de marca de la propia compañía. No es para menos. Avanzamos hacia un nuevo modelo de sociedad provocado por la crisis del Covid-19, un nuevo modelo que va a afectar a todos los sectores y cuyo proceso va a tener un impacto negativo en cualquier empresa, organización o entidad a todos los niveles.

En este proceso de transformación las teoría darwinianas de la supervivencia del más fuerte saldrán a la luz. Y en la industria del marketing deportivo también. Frente a la aparentemente modélica y exitosa transición que está experimentando Nike, se nos muestra el traumático discurrir de una firma como adidas, a la que le va a costar mucha ayuda adaptarse al nuevo escenario.

Lo peor está por llegar. No solo para adidas. Instituciones como el Comité Olímpico Internacional asiste temeroso a las afirmaciones que llegan del gobierno japonés: sin una vacuna eficaz las posibilidades de celebrar los Juegos Olímpicos aún en el año próximo son prácticamente nulas.

Lo peor está por llegar. No solo para adidas. En la NBA también se afanan para intentar adaptarse al máximo a ese proceso de cambio. La última propuesta, poner fin a la temporada sustituyendo a Las Vegas, idea inicial, por Disney World, parece haber arrojado algo de esperanza a sus también temerosas previsiones.

Y es que habrá un antes y un después de la crisis del coronavirus. Y se quiera o no, para muchos dentro de la industria del deporte, y tal como dice adidas, aunque suene a pesimismo o derrotismo, lo peor está por llegar.

www.marketingdeportivomd.com