LeBron avisa a los dueños de la NBA tras el aluvión de millones de la TV

0
  • El acuerdo por los derechos televisivos de la NBA abre las hostilidades con los jugadores, con LeBron James a la cabeza/
  • La estrella de los Cavs no quiere que se espere a la conclusión del actual convenio colectivo para sentarse a negociar nuevas condiciones tras los nuevos ingresos que llegarán a la NBA

La noticia la contábamos ayer en Marketing Deportivo MD: la NBA ha alcanzado en estos días un acuerdo estratosférico por sus derechos televisivos por los que obtendrá, en los próximos nueve años, una cuantía cercana a los 24.000 millones de dólares, algo más de 2.600 millones de dólares, una cifra en todo caso muy superior a los 2.000 millones de dólares que pretendía alcanzar la NBA con la subasta de dichos derechos y, en todo caso, muy distante de los 960 millones de dólares que percibe en la actualidad con el actual contrato. En definitiva, un auténtico pelotazo económico que vino a colmar de satisfacción a los dueños de las franquicias de la NBA, encabezados todos por el comisionado Adam Silver. Aunque la alegría apenas les ha durado unas horas.

LeBron avisa a los dueños de las franquicias: se avecina lockout

Sin embargo, este es uno de esos casos en los que parece que el protagonista de la noticia (protagonistas en este caso, los dueños de las franquicias de la NBA), corren el riesgo de morir de éxito. Nada más conocerse la misma, comunicada a bombo y platillo por el propio Adam Silver en rueda de prensa junto con los dueños de las cadenas que se hicieron finalmente con el contrato, uno de los máximos exponentes entre el colectivo de jugadores en la actualidad en la NBA, el propio LeBron James, lanzó un avisto a navegantes con destino indudable a esos dueños de las franquicias.

El nuevo jugador de los Cavaliers dejó bastante clara la postura que, aunque manisfestada a título individual, es más que evidente que adoptará el resto del gremio de jugadores de la NBA: a la vista del megacontrato alcanzado por la NBA por sus derechos televisivos, y sobre todo, teniendo en cuenta las últimas negociaciones con el lockout del año 2011, advirtió que era hora de renegociar la situación: “Ya dimos muchas concesiones en el año 2011. Ahora es el momento de que los dueños de las franquicias, a la vista de las últimas noticias, no nos digan que pierden dinero“.

El contrato de televisión… y la venta de los Clippers

Dos hechos claves han fundamentado estas declaraciones de LeBron James. El primero, evidentemente, la ingente cuantía por la que la NBA acaba de ceder los derechos de televisión a la TNT, ESPN y la ABC: 24.000 millones de dólares en un contrato de nueve años de duración dan como resultado que la liga se embolse alrededor de 2.600 millones de dólares cada año, una cantidad lo suficientemente importante como para habilitar a uno de los grandes cracks de la NBA, LeBron James, a realizar las manifestaciones que ha hecho.

Pero no es este motivo sólo. LeBron James se ha dotado de argumentos más que suficientes para exigir una subida de sueldo a los dueños de las franquicias. Hace tan sólo unos meses, como consecuencia del escándalo Sterling, una de las franquicias más míticas de la NBA, los Clippers, era vendida al ex de Microsoft, Steve Ballmer, una venta que fue tasada en más de 2.000 millones de dólares, otro argumento con el que LeBron trata de pasar ahora toda la responsabilidad de otro posible lockout en 2016 a los dueños de las mismas tras el del año 2011.

Así, LeBron concluyó: “En las últimas negociaciones del año 2011 los jugadores hicimos demasiadas concesiones. Entonces los dueños se amparaban en la difícil situación económica que atravesaban las franquicias. Ahora nos hemos enterado que van a recibir 24.000 millones de dólares en 9 años y que hay algunas franquicias valoradas en más de 2.000 millones de dólares. Ahora no podrán sentarse frente a nosotros y decirnos que pierden dinero“.

La nueva estrella de los Cavs presiona al máximo y no quiere esperar a la conclusión del actual convenio colectivo para sentarse a negociar las condiciones de uno nuevo. LeBron pide que se comiencen con las negociaciones ya, aunque haya aún tres años de vigencia del presente y se evite así otro lockout. LeBron pide a los dueños que sean conscientes que llegará un momento en el que deban sentarse a hablar y mejor que sea lo antes posible, además de pedir mayor compromiso al resto de jugadores: “Muchos no saben lo que verdaderamente ocurre. Quieren el mejor acuerdo económico pero no son conscientes de lo que verdaderamente está sucediendo“, sentenció.

En definitiva, un gigantesco acuerdo por los derechos de televisión que ha abierto las puertas a otro posible lockout en la NBA y donde la voz cantante parece que la llevará, en esta ocasión, LeBron James.