Las redes casi arruinan el street marketing de Nike en Nueva York

0
Acción de street marketing de Nike en pleno Nueva York
  • El éxito de la acción y su viralidad a través de las redes sociales provocó que Nike tuviera que variar su ubicación varias veces para garantizar un resultado óptimo a la iniciativa

Una de las acciones más eficaces dentro del mundo del marketing son las denominadas acciones de street marketing o marketing callejero, es decir, acciones que ponen en marcha las firmas y marcas para promocionar o dar a conocer un determinado producto valiéndose para ello de ámbitos públicos, medios urbanos o espacios comerciales como principal canal de comercialización, lo que les permite de manera directa, conectar con los consumidores y potenciales clientes. Es decir, en definitiva, las marcas son las que se acercan al cliente al aproximarse a su entorno para poner en marcha dicha acción.

Normalmente, como decimos, este tipo de acciones causan un gran impacto entre los consumidores, son realmente competitivas y su puesta en marcha suelen retornar grandes resultados a las firmas y marcas comerciales. Pero esto no ocurre siempre. Y no porque no tengan éxito entre los consumidores.

Las redes casi arruinan la acción de Nike en pleno centro de Nueva York

La última en poner en marcha este tipo de acciones ha sido la multinacional norteamericana Nike, que instaló en pleno centro de Nueva York una FuelBox que ofrecía a los extrañados viandantes la posibilidad de obtener productos gratis de la marca canjeando sus puntos de su Nike Fuel Band por una serie de regalos.

Sin embargo, fue tal el éxito de la acción, que rápidamente comenzó a propagarse el rumor sobre el lugar exacto de su ubicación a través de las redes sociales, lo que obligó a Nike a tener que tomar medidas para evitar que la acción se perdiera por completo mediante dichas filtraciones.

La rápida actuación de los responsables de la iniciativa dentro del correspondiente departamento de Nike agilizó aún más la campaña, pues esta vez el consumidor tenía que seguir una serie de pistas hasta dar con la nueva ubicación de la máquina.