Las piernas de Cristiano valen 103 millones de euros

0

Uno de los negocios más rentables dentro del mundo del deporte en los últimos tiempos y que, con el paso del mismo, lejos de perder fuerza ha ido creciendo, es el de las aseguradoras de los cracks mundial del deporte, un sector al alza que parece no tocar techo. 

Los enormes desembolsos que realizan las entidades deportivas para tener en su nómina a los mejores jugadores del mundo ha provocado un importante interés de las mismas por una serie de productos relacionados con la seguridad de sus inversiones que, a su vez, se traslada al mundo de los seguros, un sector que cada año que pasa incrementa su importancia dentro del mundo del deporte.

Así las cosas, no es extraño desayunar con importantes noticias como la que hoy traemos a MD referidas al acuerdo alcanzado por el Real Madrid con una importante aseguradora para renovar, en este caso, las piernas del futbolista, lo que protege al club de una posible lesión del futbolista en cualquiera de sus piernas, por lo que en caso de producirse, la entidad presidida por Florentino Pérez se embolsaría hasta 103 millones de euros, un 3% más que la indemnización que hubiera recibido el Real Madrid si la potencial lesión se hubiera producido el año pasado.

Como decimos, la tendencia natural en el mundo del deporte es la de proteger al máximo las inversiones, en forma de jugadores, que realizan las entidades deportivas. Así, no es extraño que Iker Casillas tenga aseguradas sus manos en casi 8 millones de euros o que David Beckham, en su etapa como jugador, tuviera asegurada su pierna derecha en 70 millones de dólares.

Esta circunstancia es algo conocido por las aseguradoras que, cada vez en mayor proporción, lanzan al mercado este tipo de pólizas para las grandes entidades deportivas. A tales efectos, la prestigiosa aseguradora británica Lloyds publicó hace algo mas de un año un informe acerca del valor de los cuerpos de los principales deportistas, utilizando para su cálculo variables, entre otras, como el salario del deportista o los años de carrera que potencialmente le restaban hasta su retirada. Así, Lloyds valoró el cuerpo de Djokovic en más de 100 millones de dólares, por los 80 en que valoró a Cristiano Ronaldo o los 110 en los que cifró el seguro que habría que hacer para Leo Messi.

Pero no se queda aquí la amplia gama de seguros destinados a las grandes entidades deportivas o incluso marcas comerciales. Últimamente, sobre todo tras los escándalos de Lance Armstrong o de Oscar Pistorius, las aseguradoras han comenzado a comercializar un nuevo tipo de productos cuyo target son las grandes compañías que asocian su imagen a la de un afamado deportista de cara a proteger los posibles daños que una potencial actuación ‘equivocada‘ del deportista en cuestión pudiera tener en la marca o compañía. Estos nuevos productos aseguran a la marca en cuestión en el caso de que sufrir inesperadamente una situación de crisis, como la muerte, desprestigio o inhabilitación del patrocinado.

La poliza se suele diseñar a medida del cliente y de la campaña que realiza, además de tener en cuenta el ‘historial’ personal del patrocinado (evidentemente, no es el mismo historial el de Rafa Nadal que el de Kate Moss) así como la duración de la campaña, el alcance geográfico y otros parámetros. Con ellas, se pretende garantizar al asegurado el reintegro de la diferencia entre la inversión realizada y los ingresos necesarios para amortizarla.