Las marcas alemanas gobiernan la Bundesliga aunque Nike acecha el trono de adidas

0

La Bundesliga está convirtiéndose en una de las competiciones futbolísticas más importantes de toda Europa. Si ya lo era a nivel futbolístico y qué decir del potencial y salud económica de sus clubes, ahora, con la llegada sobre todo del ex extrenador del FC Barcelona, Pep Guardiola, el salto mediático que ha dado la misma ha sido de consideración.

Este hecho no pasa desapercibido para las marcas comerciales. En una competición que parece no haber tocado techo, que se vanagloria de contar con unos estadios llenos en cada encuentro o de las saneadas cuentas de sus clubes, el empujón mediático que necesitaba ha llegado de varios hechos que se han dado cita en los últimos meses. La final de la Champions League disputada entre el Borussia Dortmund y el Bayern de Munich, de una gran calidad futbolística o la llegada de Pep Guardiola al banquillo del Bayern motivaron que la competición, durante años considerada por detrás de La Liga, la Premier League o la Serie A italiana, borrados sus equipos de la primera plana de la noticia futbolística durante años a nivel continental, haya recuperado el terreno perdido con un plan que, a corto plazo, amenaza con dominar Europa.

En este impulso de la Bundesliga ha tenido mucho que ver la quiebra del gigante grupo Kirch Media, responsable de los derechos televisivos, que la competición alemana convirtió en una importante oportunidad para reordenar y reorganizar la competición, convirtiéndola en una de las más saludables desde el punto de vista económico, con un sólido modelo sustentado en un reparto mucho más equitativo de los derechos de televisión y sólidas cifras de taquilla lo que hace que la competición entre los equipos sea mayor. Esto ha motivado que durante los últimos años las casas y firmas comerciales se hayan interesado sobremanera por patrocinar a los clubes que militan en la competición, lo que ha propiciado que los ingresos obtenidos por este concepto se disparen.

Dentro de este apartado, particular mención merece la sponsorización técnica de los equipos. En una competición gobernada con mano de hierro por las marcas alemanas, encabezadas por el gigante adidas, ha visto como el atractivo de la liga ha comenzado a ser un importante reclamo para otras firmas interesadas en incorporarse a los clubes alemanes.

Y dentro de estas otras marcas, especial mención tiene la norteamericana Nike, gran rival de adidas, que de manera silenciosa y sin armar demasiado ruido se ha convertido en la segunda marca de los clubes alemanes, con tan sólo un equipo menos que adidas en lo que a sponsorización técnica se refiere. La rivalidad entre ambas marcas, cuyo máximo exponente ha tenido lugar este mismo verano con la presentación de Mario Götze con el Bayern de Munich, jugador Nike en equipo adidas y todo el escándalo que ello supuso con la estrategia de Nike para el día de su presentación, no ha hecho más que aumentar con esa cada vez mayor presencia de los norteamericanos en los clubes alemanes, algo que comienza a inquietar y bastante en las oficinas de adidas pues, si bien los clubes que participarán en Champions en esta temporada es un terreno vetado para Nike, no es menos cierto que la pujanza y la fuerza con la que se está moviendo la firma de Oregon tiene en un desvelo a la marca de las tres tiras.

Pero no sólo de adidas y Nike viven los clubes alemanes. Puma, la tercera en discordia, consolida su posición dentro del mercado alemán con clubes como el pasado finalista de la Champions League, el Borussita Dortmund, mientras que otra marca germana, Jako, cierra el martillo alemán de marcas que gobierna la Bundesliga.

Un panorama no muy equitativo para Nike pero en el que parece moverse como pez en el agua. Entre alemanes y norteamericanos copan el patrocinio de 17 de los 18 equipos de los que consta la competición alemana. El último club restante, el Borussia Mönchengladbach, es el único que no se ha rendido a las ofertas de alemanes o norteamericanos y se ha decidido por la italiana Kappa, que resiste rodeada en este frente en el que parecen estar inmersos alemanes y norteamericanos.

Así las cosas, adidas tiene en su portfolio a clubes de la importancia del Bayern Munich, Bayer Leverkusen, Schalke 04, Hamburgo, Nuremberg y VfL Wolfsburg. Le sigue Nike, con tan sólo un equipo menos, cinco, con el Friburgo, el Werder Bremen, el Mainz, el Hertha Berlin y el Eintracht Braunschweig. Otras dos marcas alemanas, Puma y Jako, acaban de cerrar el círculo alemán sobre Nike. Así, Puma tiene en su catálogo a clubes como el Stuttgart, el Borussia Dortmund o el Hoffenheim, mientras que Jako tiene al Eintracht de frankfurt, al Hannover y al Augsburg. Como decimos, el único club que no está en poder de alemanes o de Nike no es otro que el Borussia Mönchengladbach, al que viste la firma italiana Kappa.